MONOGRÁFICO SOBRE VIRGINIA GARCÍA DEL PINO

JOSETXO CERDÁN | 10 DE JULIO DE 2012 | ACTUALIDAD

Fotograma de Sí señora, 2012. / VIRGINIA GARCÍA DEL PINO.

El jueves 12 de julio a las 20.10 h., dentro de la programación del Grupo de Diálogo sobre Cine Contemporáneo, la cineasta de no ficción Virginia García del Pino presentará una selección de sus trabajos y dialogará con el público asistente tras las proyecciones.

La obra de Virginia García del Pino se mueve entre terrenos aparentemente irreconciliables, el melodrama más teatral y la contención formal, el humor socarrón y la solidaridad con los personajes, la improvisación del momento atrapado al azar y la evidente articulación formal de su obra. En esas tensiones se construyen todas sus piezas audiovisuales que, a falta de encontrar un término mejor, seguiremos denominando ‘documentales’. En Pare de sufrir, y a pesar de lo seco de su montaje y lo melodramático del contenido, el humor hace acto de presencia de manera continua. Pero pare de sufrir es una película violenta para el espectador. Violenta no solo por le contenido de alguna de sus imágenes, sino y principalmente, por su montaje entre imagen y sonido. Hágase su voluntad es un análisis casi quirúrgico, pero al mismo tiempo cargado de solidaridad con sus personajes, de cómo funciona la ideología en nuestras sociedades contemporáneas: a pesar de las más que evidentes desigualdades sociales, señoras y chicas del servicio están atrapadas en la misma red ideológica y de servidumbres mutuas. Lo que tú dices que soy parte del estereotipo y del prejuicio social para erosionar sus bases. Para ello construye la directora la más teatral de sus puestas en escena, que rompe cualquier posibilidad de naturalización de la imagen por parte del espectador. En esos espacios, los personajes, tomados como estereotipos, van construyendo su humanidad hasta acabar con el estereotipo, no de manera individual, sino colectiva y solidaria. En Mi hermana y yo Virginia García del Pino bucea en la experiencia familiar para volver, desde una posición mucho más personal e íntima, sobre algunas de las cuerdas dramáticas que ya había pulsado en su obra anterior. Pieza oscura, como sus planos finales, que nos devuelve al siempre complejo y muchas veces tormentoso universo familiar, en un viaje interno que cada espectador debe realizar con sus propios fantasmas. Espacio simétrico, contrapone a sus dos personajes, una mujer enferma de cáncer y un astronauta con la idea de iluminar (de nuevo mediante el sentido del humor) algunas de esas zonas más oscuras de la existencia humana. Refrescante y novedosa en su uso del Super 8 es un trabajo cuyo optimismo no deja de flotar sobre un inquietante fondo trágico como también ocurre en el resto de todos sus trabajos. Una vez más, la autora nos invita a la sonrisa, pero ésta corre el riesgo de convertirse en mueca amarga. En definitiva, los trabajos de Virginia García del Pino son invitaciones a vivir la vida de manera plena (y solidaria), aunque la vida, muchas veces, sea dolorosa. Un claro valor en alza en los tiempos que nos han tocado vivir.

+ info: www.musac.es

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks