EL JOVEN VAN DYCK

PATRI HIDALGO | 09 DE AGOSTO DE 2012 | EXPOSICIONES

Autorretrato con un girasol, 1632. Reino Unido.


El Museo del Prado abrirá las puertas, el 20 de noviembre, a la exposición El Joven Van Dyck que se podrá visitar hasta el 3 de marzo de 2013.

El Museo del Prado prepara para el próximo otoño una exposición sobre el renombrado artista flamenco, en la que profundizará en las obras pintadas por el artista antes de partir de Amberes a Londres en 1620, período durante el que el joven Van Dyck trabajó bajo la tutela de Rubens.

Anton Van Dyck fue un artista precoz. Inició su carrera en la pintura en los talleres de Hendrick Van Balen donde aprendió las técnicas rudimentarias de este arte. Su brillantez le llevó con pronta edad a convertirse en discípulo y colaborador del prestigioso pintor alemán Rubens, hecho que marcó su pintura. En 1920 realiza su primer viaje a Londres donde empezó a trabajar al servicio de la Corte del Rey Jaime I. Un año después decidió partir a Italia lugar en el que permaneció durante seis años, investigando y observando el trabajo de los artistas italianos. En esta etapa comenzó su admiración por la pintura veneciana, especialmente la de Tiziano.

Su fama se afianzó tras su paso por Génova, ciudad en la que se erigió como principal retratista de la aristocracia local. En 1927 regresó a Amberes, mostrándose muy activo en la pintura religiosa. A petición del Rey Carlos I, cinco años después, se traslada de nuevo a la Corte Inglesa donde permaneció hasta el final de sus días. El monarca se convirtió en su mecenas-protector y es, sin duda, el personaje que más veces aparece en sus retratos.
El Museo del Prado cuenta con una amplia colección que recorre toda la vida artística del pintor. Entre las obras que aquí se encuentran son destacables Autorretrato con Endymion Porter, La serpiente de metal, Cristo coronado de espinas, El Prendimiento o  Retrato de Mary Ruthven.

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks