TRIBUTO AL "GELATO ITALIANO"

PATRI HIDALGO | 10 DE AGOSTO DE 2012 | PLACERES

Carpigiani, vehículo que transportaba una máquina de helado en la feria de Bolonia, 1958. / ARCHIVO GELATO MUSEUM.


La Fondazione Carpigiani inaugura el primer museo dedicado a la historia, cultura y tecnología del helado artesanal italiano.

Italia, país de gran tradición heladera, ha querido homenajear su producto estrella con la inauguración del primer Gelato Museum en la ciudad de Bolonia.

El museo abrirá sus puertas a partir del 27 de septiembre para todos aquellos afamados heladeros que quieran conocer, la historia, cultura y tecnología de esta delicatessen de la gastronomía italiana. Durante los tres primeros días, la organización preparará visitas guidas, degustaciones heladeras y muchas otras sorpresas dulces.

La galería cuenta con una veintena de máquinas heladeras originales, más de 10.000 fotos y documentos históricos, instrumentos y accesorios de época, además de vídeos y entrevistas inéditos. También forma parte de las instalaciones los laboratorios didácticos, en los que podrás aprender cómo se fabrica este producto.

El verdadero gelato italiano, hecho a base de leche, nata y azúcar, desde tiempos ancestrales vuelve loco a todo aquel que lo prueba. Su origen se remonta a la antigua Mesopotamia donde recorrían cientos de kilómetros para conseguir hielo y nieve que servir en los banquetes y ceremonias reales. Estas primeras delicias eran sorbetes fríos que, más tarde, romanos y árabes proporcionaban a sus invitados como postre en sus convites. Después, en el siglo XVI, el cocinero de Catalina de Médicis, llevó las refrescantes recetas a la corte  francesa añadiéndole crema de huevo.

El año clave fue 1660, cuando se abrió, en París, la que está considerada primera heladería del mundo. Su dueño, el siciliano Franco Procopo, ofrecía el sorbete en su café. A este artesano se le atribuyen los primeros sabores de vainilla, chocolate y nata.

El helado siguió evolucionado hasta convertirse en un producto típico italiano. En sus inicios era un manjar privilegiado, dado que el coste de sus ingredientes era tal que sólo las familias de gran poder adquisitivo podían disfrutar de sus intensos sabores. Pero con la llegada del nuevo siglo (XIX) cambian las costumbres y los modos, convirtiéndose en un habitual en el almuerzo o la cena.

La  invención de la galleta y el hielo artificial marcan una nueva era en el recorrido del helado. Su consumo se multiplica siendo cada vez más frecuente la gente que disfruta de este refrescante dulce por la calle. Además, nace en Italia la industria del ice-cream, lo que permite que este producto nacional llegue a todos los hogares del mundo.

Esta casa del helado pretende ser un punto de referencia para el sector a través de la cual difundir al mundo la excelencia, creatividad y gusto de su tradición heladera. Todo un tributo a los maestros heladeros y el gelato italiano que sigue proporcionando una experiencia sensorial a aquel que lo saborea.

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks