UN CANTO A LA MEMORIA Y AL AMOR

NATALIA CANO | 08 DE OCTUBRE DE 2012 | LIBROS

Portada de No me cuentes tu vida. / AM.


No me cuentes tu vida aborda la complejidad de la vida y de los confusos tiempos que nos ha tocado vivir a través de tres generaciones y dos países distintos

No me cuentes tu vida, esa es la frase que los jóvenes de todos los tiempos han dirigido a sus padres cuando estos trataban de aportar sus experiencias para ayudarles a enfrentarse al mundo.

Juan Montenegro y Lola, un matrimonio de intelectuales de mediana edad y de reconocido prestigio en el ámbito de las letras y de las ciencias, ven su mundo tambalearse cuando descubren que su hijo Ramón tiene una aventura con Mariana, la chica rumana que trabaja en su casa como asistenta. Para el joven no se trata de una simple conquista sino de amor verdadero con claras intenciones de compromiso.

El primer capítulo del libro arranca con la visita que Ramón, de 23 años, realiza a Alcalá de Henares para conocer el lugar donde reside Mariana durante los fines de semana. Es un piso compartido con Felicia, una amiga de su madre que lleva muchos años instalada en España y es dueña de un bar de comida rumana y española en la periferia madrileña.

El segundo capítulo recoge el inicio del diario que escribe Juan, el padre de Ramón, un hombre lleno de dudas que necesita contarle a su hijo quién es él y su pasado familiar. Juan, cincuenta y cuatro años, es catedrático de literatura española en la universidad y poeta. Estuvo casado en Granada, su ciudad natal, con Nicole, una francesa hija de un militante histórico del PC francés, con la que tuvo una hija, Estrella, que trabaja como arquitecta en Berlín. Nicole y Juan se divorciaron a los tres años y Estrella se quedó con su madre. Juan se volvió a casar con Lola, la madre de Ramón, una catedrática de matemáticas, nacida en Rumanía porque su padre se exilió a ese país para trabajar en la emisora clandestina de Radio España Independiente.

A partir de ese doble inicio la novela va alternando los capítulos del diario con aquellos que son contados por un narrador externo. Y también va alternándose el tiempo presente -en que se explicarán las dificultades y enfrentamientos entre Ramón y su padre, por el silencio del hijo y la neurosis del padre que tiende a dudar de todo y necesita  asomarse constantemente al pasado para explicarse el presente- con el pasado y las historias de la generación precedente, la de los padres de Juan, la de los padres de Lola, de los que sólo vive Ana, la madre, una mujer que se quedó viuda a los cincuenta años y supo hacerse cargo del negocio familiar y convertirse en buena amiga de su yerno y su nieto.

En paralelo, se introducirá la historia de los padres y abuelos de Mariana, a partir del momento en que Ramón y ella deciden formalizar su relación e irse a vivir a Alcalá y casarse en el país natal de la novia. Toda la familia de Ramón viajará a Rumanía y allí Juan y Ana establecerán una muy buena relación con Luminita, la abuela de Mariana, una mujer comprometida que no dudó en mantener sus convicciones a pesar de las medidas coercitivas que tomó el régimen comunista contra ella, expulsándola de la universidad de Bucarest, donde ejercía como profesora y enviándola a Sibiu de maestra.

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks