UN RETORNO A LOS AÑOS 20 CON MÀXIM HUERTA

PATRI HIDALGO | 23 DE OCTUBRE DE 2012 | ENTREVISTA


Màxim Huerta nos habla de su última novela Una tienda en París. / DAVID LINARES.

“Me inspiré en todas las personas que soñamos con empezar de nuevo en otro lugar”

París, el telón de fondo; los felices años 20, la esencia de la historia; dos mujeres, el hilo conductor, estos son los pilares de la nueva novela del periodista y escritor Màxim Huerta, Una tienda en París. Tras el éxito de El susurro de la caracola, este libro narra la historia de Teresa y Alice, dos mujeres de siglos diferentes cuyas vidas se entrelazan en un anticuario de Madrid.

¿Cómo surge la idea de escribir el libro?

Surge por una tienda que vi en París, una tienda real, que existe y me despertó muchísima magia al verla. Empecé a investigar y a intentar conocer  de verdad todos  los secretos y mentiras que escondía. A partir de aquí fue envolverme en la historia, en la novela y en la vida de Alice.

¿Fue este el motivo de elegir París como telón de fondo de la historia?

París me parece una ciudad fascinante, creo que grandes momentos de la historia se han vivido allí y creo que los años 20 por duros, difíciles, entre guerras, por creatividad de pintores, música y literatura tuvo unos años de explosión, de vida y me pareció maravilloso situar una historia de vida en medio de la época que más vida tuvo, los años 20.

¿En qué te inspiraste para crear cada personaje, el de Teresa y Alice?

Me inspiro en todos porque Teresa y Alice podríamos ser todos los lectores. Todos vivimos dos vidas, la que nos toca y la que nos gustaría vivir, y en ese tiempo en el que soñamos que nos gustaría cambiar de vida a veces nos perdemos un montón de cosas, sobre todo, porque los miedos nos paralizan. El miedo es la principal barrera, así que me inspire en todas las personas que soñamos con empezar de nuevo en otro lugar.

"Para mí la literatura tiene un magnetismo muy fuerte, cuando cojo un libro me meto de lleno en la historia"

En tus libros las protagonistas siempre son mujeres, ¿cuál es la razón?

Me fascina la forma de gestionar los sentimientos de la mujer, es infinitamente mucho más plástica a la hora de emocionarse. Me gustan los personajes femeninos porque me parece que están lleno de matices, aunque en esta novela hay muchos hombres, hay una barbaridad de protagonistas masculinos por eso la veo muy coral, llena de personajes. En la próxima novela seguramente sea un hombre el protagonista.

También hay muchas referencias al mundo de los famosos, artistas, modelos, pintores…

La gente conocida que aparece en Una tienda en París son Modigliani, Coco Chanel, la gente que ambienta una época, como digo es una historia casi real, así que necesitaba que tuviera personajes importantes de aquellos años.

Al estar ambientada en los años 20, ¿has tenido que documentarte de alguna manera sobre la época?

Sí, he disfrutado con la investigación, he visto pinturas, diseñadores, pintores,… el proceso de investigación y de lectura de libros ha sido genial. He comprado libros que me traían de París, el leer la biografía de Man Ray, el fotógrafo, hurgar en la historia de todos los de la época, Montparnasse, etc. También descubrir qué fumaban, qué bebían, dónde bailaban, me parece que es algo muy jugoso para la novela, es muy atractiva en ese sentido.

"Una tienda en París es una novela que llevo años intentando escribir, por la historia, por toda la pasión y fuerza narrativa, que he dejado en ella"

¿Cuánto tiempo te ha llevado escribirla?

Más o menos dos años porque la empecé a escribir antes de que saliera El susurro de la caracola, tardó seis meses y yo ya estaba escribiendo Una tienda en París… no ha llegado a dos años.

¿Hay parte de ti y de tu entorno en este libro?

Inevitablemente hay parte de mí, porque pongo el alma, el corazón y las horas de trabajo. Son mis ojos los que miran la historia, con lo cual si no tiene mi alma cositas de los personajes… pertenecen a mi todos, ahora podrían parecerse a cualquier lector, muchos me dicen en las firmas - es que soy idéntica a Teresa- todo el mundo acaba pareciéndose a los protagonistas, yo y los lectores.

Tu anterior novela tuvo mucho éxito, se han publicado varias ediciones, ¿qué expectativas tienes con este nuevo trabajo?

Yo me he entregado a la novela, disfruto de verla en las librerías y me emociono cada vez que veo que un lector la tiene, la está saboreando o me dice que es una novela que le ha impactado. Para mí las expectativas son únicamente que llegue al corazón del lector y que se emocione.

"Me he entregado a la novela, disfruto de verla en las librerías y me emociono cada vez que veo que un lector la tiene"


¿Cuándo escribes piensas en un público en concreto?

Cuando escribo, escribo lo que a mí me gustaría leer, siempre. En la mente lo único que tengo son músicas que busco, fotografías que recorto, cuadros, todo aquello que me inspira la novela. En este caso eran los felices años 20 y toda la gente canalla, divertida y artista de aquella época. No pienso en el público porque son miles y no puedo pensar en alguien concreto o un grupo aislado.

A una persona que no haya leído nada de lo que le has escrito, ¿cuáles de tus novelas recomendarías?

Para mi especial es Una tienda en París porque es una novela que llevo años intentando escribir, por la historia, por toda la pasión y fuerza narrativa que he tenido, que he dejado en ella. Si tuviera que elegirlas, elegiría esta o El susurro de la caracola, para mi esta última es una joya emocional llena de recuerdos y regalos porque ha sido un salto en la literatura, todo un exitazo que ha llegado a tocar la fibra de los lectores por la magia que tiene la novela.

¿En qué momento decides dar el paso y saltar al mundo de la literatura?

Pues siempre he sido muy lector y me encanta pasar horas leyendo. Esto es algo que forma parte de mi infancia, de mi adolescencia y de mi cultura familiar. Siempre me ha gustado contar historias, siempre escribí cuentos, más largos o más cortos, y forma parte de mi proceso de crecimiento personal. Para mí la literatura tiene un magnetismo muy fuerte, cuando cojo un libro me meto de lleno en la historia. Siempre he deseado contar historias, ya llevo tres, disfruto y espero seguir disfrutándola.

"Para mí las expectativas son únicamente que llegue al corazón del lector y que se emocione"

¿Te sientes más cómodo en el papel de escritor o de periodista?

Me siento más cómodo escribiendo porque estoy en mi casa, con mi música, con mi ordenador, mi folio en blanco, mis rotuladores y mis cosas. Cuando soy periodista no soy más que un medio para los demás, en la literatura no porque yo creo todo, el personaje, el ambiente y el sonido que lleva.

¿No te da miedo la página en blanco?

Iba a decirte que me excita pero la página en blanco es como lanzarse y, a mí, empezar la historia me parece maravilloso, además, empiezo un montón, luego continúo una u otra en realidad la historia y arrancar me parece muy excitante.

¿Tienes alguna rutina cuando escribes?

No, yo apago el sonido del móvil me pongo la música que he seleccionado en listas de Spotify que me inspiren la historia que voy a contar, me pongo una vela, una copita de vino tinto y adelante.

"Me fascina la forma de gestionar los sentimientos de la mujer"

¿Te ronda alguna nueva idea para otro libro?

Pues estoy absolutamente entregado a Una tienda en París, pero ya estoy dándole vueltas a una historia con la que espero romper el miedo a la página en blanco y que me parece muy atractiva.

¿Puedes adelantar algo?

No, solamente decir que la idea me vino por un olor a lavanda enorme que había en casa de mis padres y me surgió la historia, aunque no tiene nada que ver con la planta. Estoy convencido que el protagonista será un hombre.



© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks