EN LAS LÁGRIMAS DE LA VID ESTÁ LA VERDAD

JUAN ANTONIO NAVARRO | 13 DE NOVIEMBRE DE 2013 | REPORTAJE

La Bodega Abadía Retuerta. / ABADÍA RETUERTA.

La mitología griega reconocía a Dionisio, también llamado Baco, como el dios del vino, inspirador supremo del éxtasis. Desde entonces, el vino ha sido espectador interno de las obras de algunos de los mejores literatos de la historia: Cervantes y su Quijote, Blasco Ibáñez y La Bodega, Los Tres Mosqueteros de Dumas o La Oda al Vino de Pablo Neruda. Sin olvidar, discusiones teológicas aparte, la función de la biblia como principal divulgador del vino a través de sus innumerables alusiones.

"¿Por qué te juntas con ese baúl de fluidos, ese barril de bestialidad, ese hinchado costal de hidropesía, ese enorme pellejo de vino, ese fardo cargado de tripas, ese buey asado de feria relleno de morcilla, ese venerable vicio, esa canosa iniquidad, ese padre rufián, esa añosa vanidad?" Y aunque Shakespare lo detestase, la historia del vino recorre países enteros como una ruta de inspiración y perdición.

El recorrer de esos caminos se conoce como enoturismo o turismo enológico. Los visitantes descubren las zonas vitivinícolas mediante degustaciones y visitas a viñedos y bodegas. Precisamente el pasado 11 de noviembre se celebraba simultáneamente en Italia, Portugal y España la cuarta edición del Día Europeo del Enoturismo. En nuestro país el itinerario recorría 17 ciudades vinícolas como Lleida, Penedès, Jumilla, Almendralejo, Aranda de Duero, Somantano, Montilla, Viana o Alcázar de San Juan.

En alguna de ellas se encuentran algunas de las mejores bodegas del mundo, ese hábitat de toneles y barricas. No es extraño. En 2009, España era el tercer productor de vino del mundo, solo a la sombra de Italia y Francia. Este es un país de enólogos, cuyo arte de producción de vino prospera cada día, hasta el punto de haberse bautizado como carrera universitaria bajo el título de Licenciatura de Enología, en la Universidad de Navarra. Estas son algunas de las cunas del vino español:

Bodega Abadía Retuerta

Diseñada por el afamado enólogo francés Pascal Delbeck en 1996, la Abadía Retuerta se estira a lo largo de cuatro kilómetros contiguos al cauce del río Duero, en la localidad vallisoletana de Sardón de Duero, una región de inviernos fríos y veranos intensos idónea para el cultivo de la vid. Además, la sala de barricas descansa bajo tierra, lo que contribuye enormemente al control natural de la temperatura.

La visita a esta bodega consta de diversas actividades como el recorrido en todoterreno de lo más destacado del viñedo, la visita a la bodega y las zonas más emblemáticas de la  Abadía Sta. María de Retuerta, obra románica declarada patrimonio nacional, y por último, la cata comentada de sus mejores obras en la vinoteca. Además, la bodega ha abierto un hotel de lujo donde se incluye un restaurante de alta gastronomía.

La finca está compuesta por 54 pagos cuyos suelos están claramente diferenciados, y plantado cada uno con una única variedad, lo que posibilita que cada vino de la Abadía Retuerta goce de la personalidad propia de cada terruño o pago. Esta es la filosofía medular de la bodega. Su vino más prestigioso: el Abadía Retuerta Selección Especial, cuya edición de 2001 recibió en 2005 el galardón de “Mejor Tinto del Mundo” y “Mejor Vino Tinto Español” por el prestigioso certamen Internacional Wine Challenge de Londres.

Bodega Morosanto

La bodega Morosanto está situada en el Cortijo Morosanto, en La Cimada en Ronda (Málaga), justo en la cabecera de la cuenca del río Guadalcobacín, a los pies de la Sierra de las Cumbres. En estas tierras ya se producía vino a principios del siglo I y hasta el siglo IV, lo que demuestra las buenas condiciones de una región situada a una media de 800 metros sobre el nivel del mar y que cuenta con un suelo franco-arcilloso-arenoso idóneo para el cultivo.

Fundada en 2005 por Miguel Ángel Céspedes, el enoturismo que puede practicarse en esta bodega reúne visitas a la villa romana donde antaño se produjese vino, a las vides y a la casa donde se guarecen las uvas. Además del aprendizaje del proceso de elaboración de sus vinos, de una cata guiada y de senderismo con destino a las ruinas de sal. En palabras de su fundador: "Todo el que viene sale enamorado".

La bodega Morosanto produce cuatro tipos de vinos: rosano, blanco y los tintos Lucio y Lunera, siendo este último su producto estrella.

Bodega González Byass

En 1835, Manuel María González llegaba a Jerez, y poco más tarde compraría una pequeña bodega en la que elaborar y exportar sus propios vinos. Tan bien le fue que algo después Mr. Robert Blacke Byass, su agente en Londres, se asociaría con él para dar lugar a la empresa González Byass.

Tras casi dos siglos, la empresa está ahora en manos de los descendientes directos de González, y su logotipo, Tio Pepe, es mundialmente conocido. La cantidad de premios que esta bodega jerezana ha cosechado a lo largo de su historia son innumerables. Tendríamos que ocupar cuatro o cinco páginas de esta revista para nombrarlos. Pero sin duda, uno de los más prestigiosos es el  Premio a la mejor bodega del mundo concedida por elInternacional Wine & Spirit Competition de 2010.

Además del vino Tio Pepe, la bodega es madre de El Soberano, líder en España. Las instalaciones son una de los principales reclamos turísticos, no solo del mundo del enoturismo, sino globalmente, con una media de 240.000 visitantes anuales.

Bodega Codorníu

La bodega Codorníu vive especializada para la producción de cava, un vino espumoso que se sirve muy frío (en torno a los seis grados). La original está situada en San Sadurní de Noya (Barcelona), pero desde hace tiempo la empresa se expandió por países como los Estados Unidos, Reino Unido, Finlandia, Suecia, Alemania, Japón, Brasil o Argentina, lo que la ha convertido en una de las empresas de mayor prestigio internacional del mundo vinícola.

Fundada en el siglo XVI, el cultivo de la vid se sitúa en la zona central del Penedès, alejada del litoral marítimo mediterráneo y protegida por las montañas de Montserrat. Son parcelas llanas en el centro, pero abruptas, escarpadas y de difícil cultivo en las zonas más extremas. Sus vinos se encuentran entre los cavas más populares de España junto a los de la compañía Freixenet. Entre ellos: el Jaume Codorníu, el Codorníu Pinot Noir o el Anna de Codorníu.

Para practicar enoturismo en esta bodega es necesario realizar reserva. Toda la información de contacto está incluída en su rincón web, donde podemos leer lo siguiente: "Visitar las cavas Codorníu es sumergirse en la historia del cava, la historia de una cultura, de unos valores y de unas gentes. En ellas se palpa arquitectura, historia, tradición, innovación y el buen trabajo realizado, aspectos que hacen de Codorníu un lugar lleno de sensaciones mágicas, de sueños, de historias de esfuerzo y confianza."

Bodega Habla

En Trujillo (Extremadura) hallamos una de las bodegas más vanguardistas y de mejor diseño estético de toda España. El nombre de la Bodega Habla es un homenaje a Miguel Ángel. La leyenda cuenta que al terminar su obra Moisés, de quien se sentía muy orgulloso, el italiano golpeó la escultura y le gritó "¡Habla!", pensando que era tal su perfección que solo le faltaba extraerle vida a la piedra.

Los vinos producidos en Habla son un producto de alta gama y edición limitada. Recalco la especial atención de la empresa por el diseño de sus botellas ya que están muy por encima de lo convencional. Presentan una variedad en función de la uva usada para la producción del vino que contiene.

Por supuesto, la visita a esta bodega, que persigue posicionarse a la cabeza de la vitivinicultura en nuestro país, demostrará a los amantes del vino que esta obsesión por la modernización del mundo vinícola no acaba en su vino ni en sus botellas, sino que se extiende a lo largo de todas las instalaciones y huellas de la marca Habla. 

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks