OPTIMISMO NAPOLEÓNICO

JUAN ANTONIO NAVARRO | 23 DE NOVIEMBRE DE 2012 | ENTREVISTA

La banda Napoleón Solo. / FILIPPINI Y GARCÍA.

Las entrevistas telefónicas son un antídoto ante la distancia que impiden que la empatía y la conversación se consuman en todas sus posibilidades. Al contrario que el cara a cara, no posibilita aferrarse a esos matices y nuevas ideas que surgen durante el diálogo y que dan vida a preguntas que no estaban en el guión. No al menos de la misma forma. Pero adaptando un poco las palabras de Luismi Jiménez, el nuevo batería de la banda granadina Napoleón Solo, mejor irrumpir en el pensamiento de estos chicos de esta manera que no irrumpir. A la hora de la entrevista, Napoleón Solo todavía se encuentra en la carretera. Una hora más tarde recibo la llamada. Me pasan con Luismi, y en sus primeras palabras ("se escucha regular, algo cortado") reconozco ese ánimo andaluz que tanto extraño.

Anoche Supersubmarina se llevó el premio a grupo revelación 2012 de la Rolling Stone. ¿Decepcionados?

(Ríe) Los premios son lo que son: reconocimiento. Nos lo hemos tomado bien. Claro que uno está más feliz cuando gana pero no pasa nada. Nosotros vamos a seguir trabajando, a lo nuestro. El autoreconocimiento propio lo tenemos (vuelve a reír).

Pero habría sido una buena promoción...

Claro que sí. Pero ¿qué podemos hacer? Si no lo hemos ganado es porque Supersubmarina lo debe estar haciendo mejor que nosotros.

Y el nuevo álbum, Chica Disco, ¿cómo está funcionando?

Las críticas están siendo buenas y eso nos hace estar contentos. Pero también lo estamos con nuestro nivel en directo, de la manera en la que estamos tocando. La gente, aunque dependiendo de la ciudad y de la sala, está respondiendo en general. Y como está el panorama...

"México sigue siendo la llave. Si nuestra música funciona allí, con la repercusión musical que tiene en toda Latinoamérica, podríamos tener presencia de manera seria en el resto."

Hablando de panoramas, ¿crees que habéis irrumpido en la escena en el momento económico más crudo para afianzarse?

Preferimos irrumpir en la escena en el peor momento posible que no irrumpir. Pero sí, tienes razón, nos ha tocado vivir una época muy complicada. Pero todo este país está así. La situación es la misma para todo el mundo. Es mala suerte. ¿Que nos iría mucho mejor si el panorama fuese distinto? Pues no lo sé. Pero sé que es mejor agarrarse a lo que hay y luchar y luchar y seguir trabajando, tocando y componiendo.

¿Da la recompensa como para vivir de ello y dedicarle todo el tiempo a la banda?

¡No! Lo cierto es que no, aún no. Y lo que sacamos lo invertimos en el proyecto. Esa es la crónica de nuestro funcionamiento.

Jota, de Los Planetas, dijo de vosotros que si estuviésemos en los años 90, venderíais miles de discos.

En los noventa tenía seis años, así que muy 'avispado' no estaba. Pero sí es verdad que entonces se vendían muchos más discos. Yo tengo cuatro hermanos mayores y en mi casa había una gran colección. No había internet, y claro, no había piratería. Pero ¡vivimos aquí! A nosotros internet nos ha ayudado mucho. En la música, cuando estás empezando, internet te muestra su lado más bueno. Si progresas y tratas de vivir de ello, entonces sí, internet te muestra su lado más negativo. Las circunstancias son las que son. La clave es la capacidad de adaptarse. ¿Qué en la década de los noventa Chica Disco se habría vendido mejor? Pues es muy posible. Sabemos que no se venden álbumes hoy en día, y el reconocimiento viene de otra manera. Estamos contentos, aunque en este instante estamos en un lugar en el que ni queremos ni podemos estar. Pero vamos con todo a vida o muerte.

"Van surgiendo nuevos temas, pero queremos concentrarnos en lo que queda de gira porque hay citas muy importantes por delante."

Si internet es tan importante, ¿por qué no está operativa vuestra página web?

Porque la están reformando. Antes estaba completamente planteada para el álbum En la ópera y ahora la están adaptando a la Chica Disco. Esperamos que esté lista cuanto antes.

Visitáis Madrid a finales de noviembre, el día 30. ¿Tenéis buena acogida en la capital?

Sí, siempre nos han tratado genial. De hecho, es de esas ciudades de España en la que siempre han funcionado los conciertos. Mejor o peor, pero siempre han funcionado. Hemos dejado bastante margen para tocar en Madrid. Lo hicimos en el festival Dcode, pero no es lo mismo que actuar en una sala, más íntima y cercana, y con un contacto de verdad con tu público. Tenemos grandes expectativas: irá bien. Ya actuamos en 2010 en el local El Sol y vinieron a vernos más de 300 personas. Espero que, como poco, se repita. Si pueden ser más pues fantástico, pero tal y como están las cosas...

Y mientras estáis de gira, ¿vais componiendo temas nuevos o eso queda aparcado?

Sinceramente, tenemos la suerte de contar con Alonso Díaz, cabeza y padre de Napoleón Solo. Y esa cabeza no para nunca de crear. Nunca está quieta. Siempre al máximo. Así que sí, van surgiendo nuevos temas, pero queremos concentrarnos en lo que queda de gira porque hay citas muy importantes por delante. Esto de la música no para. Cuando acabemos los conciertos empezaremos a crear algo nuevo. Es una de las verdades de una banda: tiene que estar vivo, trabajando continuamente. En el momento en que te estancas tienes un problema.

"Preferimos irrumpir en la escena en el peor momento posible que no irrumpir."

Es muy fuerte vuestro vínculo con México, ¿pero qué hay del resto de países de América?

Tenemos constancia de que nuestra música les ha llegado. Que nos escuchan. Pero salvo en Estados Unidos, que asistimos al festival del LAMC en Nueva York, no hemos tenido oportunidad de visitar ningún otro. Es una pena porque sabemos que estamos ganando ese otro público fuera de México y queremos entrar. En cuanto más sitios esté el nuevo disco mejor. Pero México sigue siendo la llave. Si nuestra música funciona allí, con la repercusión musical que tiene en toda Latinoamérica, podríamos tener presencia de manera seria en el resto.

"En el fondo de los sueños" fue usada por la marca Lowe en una de sus campañas en Norteamérica. ¿Cómo surgió?

Lo normal. Lowe llamó a nuestra discográfica y nos dijeron que querían pagar la canción para poder usarla en uno de sus anuncios. Y nosotros encantados, claro, porque es una buena oportunidad para que nos oiga más gente.

Cuando os conocí, hace un par de años, lo hice gracias a vuestro videoclip de "Lolaila Carmona". No supe encontrar la relación entre el vídeo y la canción. ¿Cuál es el concepto?

La canción es muy desagradable. Su sentimiento es muy desagradable. Por eso buscamos una forma de plasmar esa sensación, y fue a través de un vídeo muy desagradable: los gusanos, las palomitas, todo bastante repugnante... Ese fue el concepto.

Por último: tú fuiste el último en entrar en Napoleón Solo. ¿Cómo llegaste hasta ahí?

El anterior batería, Eric Jiménez (batería de Los Planetas y Lagartija Nick), grabó el disco con el grupo. Eric empezó tocando durante la primera gira del disco, pero también había gira de Los Planetas, así que antes de comenzar me propusieron viajar con Napoleón Solo como batería suplente. Coincidimos no solo un buen grupo musicalmente hablando, sino también a nivel humano. Al final, las circunstancias definieron esto: acabé quedándome.

PRÓXIMOS CONCIERTOS

23 DE NOVIEMBRE. SALA AZKENA. BILBAO
30 DE NOVIEMBRE. SALA SOL. MADRID




© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks