LOS DÍAS NO VIVIDOS, CON INGRID RUBIO

PATRI HIDALGO | 21 DE DICIEMBRE DE 2012 | ENTREVISTA

Ingrid Rubio en Los días no vividos. / LA CAÑA BROTHERS.



El fin del mundo. La extinción de la raza humana. El resurgir de una nueva vida. En los últimos días parece que no haya otro tema que el calendario Maya y su apocalíptica predicción: el 21 de diciembre acabara la vida en la Tierra. Incoherencia, incredulidad, locura de una cultura ancestral, estas suelen ser las reacciones a tal catastrófica teoría pero… ¿y si fuese cierto? Dejemos nuestra cordura a un lado y pensemos, ¿qué haríamos si nos viésemos en esta situación?. Precisamente esa es la cuestión que nos plantea Alfonso Cortés en su primer largometraje, Los días no vividos, que haría una persona normal que se levanta una buena mañana y descubre que el mundo terminará en 24 horas. La actriz, Ingrid Rubio, nos cuenta como es estar en la piel de alguien que sabe que el fin está cerca y no puede evitarlo.

¿Cómo ha sido ponerse en manos de un director novel como es Alfonso Cortés?

¿Cómo es trabajar con un director novel? Pues la verdad es que cuando leí el guión de Los días no vividos me encantó la historia. Partiendo de la base que tienes una buena historia, un buen guion y que está bien contado, es casi tener un 50 - 60 por ciento de todo. Además, el día que hice el casting vi que todo era a favor, que era un grupo de gente joven que creía en contar una historia con pocos medios, porque es una película que se ha rodado en 4 semanas, se ha montado en un mes y que han tenido la gran suerte de poder estrenar el día 20, en vísperas del fin del mundo. La película trata justamente de eso del fin de la humanidad. Todo ha venido a favor. Como actriz lo que principalmente me sedujo fue la historia el personaje por supuesto y la energía de un equipo de una gente joven creativa que tenían muchísimas ganas de hacer su historia y además hacerla con toda libertad. Por lo  tanto, ha sido tener un equipo con  muchísimas ganas con talento con profesionalidad y además a Alfonso, que tiene un carácter maravilloso, siempre tiene una sonrisa con lo cual para mí ha sido un regalo estar en este proyecto.

Has dicho que una de las principales cosas que te atrajo es la historia ¿qué es lo que tiene de especial para ti?

Para mí lo que tiene de especial es que es una historia que nos han contado muchas veces en montones de películas pero no desde el punto de vista de Los días no vividos que es realista, pero desde un realismo de gente normal, gente de un barrio que de repente se despierta una mañana y ve por todos lados que es el fin de la humanidad y que le quedan 24 horas porque se acaba el mundo. Eso es lo más especial e interesante, que se trata de gente normal que de repente y a partir de esa información toman todas las decisiones. Es la esencia. Todos nos planteamos en esa primera lectura qué haríamos si de verdad se acabase el mundo y, personalmente, creo que haría lo mismo que plantea Alfonso en su película, rodearte de la gente que quieres e intentar pasar esas últimas horas como puedas pero eso sí, con los que amas.

También, comentas que el proceso de grabación ha sido muy rápido, cuatro semanas, ¿alguna vez te habías enfrentado a una producción de este tipo?

Sí que me había enfrentado a pelis parecidas, que están en una cooperativa, que forman un equipo que le apetece hacer esta historia y que estamos todos en el mismo barco. Quizás de cuatro semanas no, las he hecho de seis pero bueno… realmente lo maravilloso sería tener los medios para hacerlo con toda la calma del mundo, que Alfonso en lugar de tener un plan ajustado hubiera podido rodar en otros sitios,  otros planos… más que necesitar esto es que nos hubiera gustado tenerlo. Obviamente eso sería lo esencial pero, también es cierto que de alguna forma cuando tú creas una historia, la escribes, la montas, la mueves, hay una cosa que se llama libertad creativa sin nadie que te diga  lo que hacer, el proceso también es más libre.

"Lo que más me atrajo de todo fue el punto de vista de la historia."


¿Es caótico tanto para el actor como para el equipo trabajar a un ritmo tan intenso?

Si hay un buen plan de rodaje, que en este caso lo hubo, no es estresante. Obviamente siempre hay un día que te enfrentas a alguna cosa, por norma general externa, como que se ponga a llover u otros factores que a veces uno no puede controlar. Si eso ocurre hacemos una hora más y no hay ningún problema pero, la verdad te digo que En Los días no vividos el plan de rodaje estaba perfectamente diseñado y no corríamos en las secuencias. Todos teníamos mucho tiempo de ensayo antes de rodarlo y no sentimos para nada que había prisa constante.

¿Cómo es trabajar codo con codo con Javier y Asier?

Ha sido un gusto trabajar con Asier, Ruth Díaz, Mariano Venancio, Javier Godino con Hovik Keuchkerian… Con Asier me he reído mucho, he conectado muy fácil. También ha sido muy fácil con Ruth y Javier. Es uno de estos proyectos en los que realmente nos hemos metido todos a full, a tope, teníamos tantísimas ganas de trabajar en un momento en el que hay tan poco trabajo... ves a los compañeros que están tan ilusionadísimos como tú con la historia, el punto de vista tan interesante y el tono maravilloso que Alfonso consigue dar a la película… cuando todo esto ocurre pues disfrutas, hemos disfrutado mucho.

En tu primer contacto con el personaje, ¿qué es lo que más te atrajo?

Sobre todo me atrajo el punto de vista de la historia y, dentro de esa historia, mi personaje porque es la desconocida. La película está protagonizada por un grupo de amigos, Silvia es la desconocida porque es la chica que llega a la ciudad, que no conoce a nadie y que cuando se baja del avión con su maleta se da cuenta que es el fin del mundo, con lo cual está totalmente sola en una ciudad nueva. De repente tiene la suerte de encontrarse con el personaje de Javier Godino, David, que le ofrece un lugar donde estar también una familia ficticia y  casi un regalo que es lo que representan el uno para el otro. El personaje de David encuentra en Silvia algo muy cercano al amor y ella un hombre que la cuida, entonces en las últimas horas de la humanidad dos personas se encuentran y se dan el uno al otro. Eso me atrajo… todo, la historia, el personaje, el reparto, los compañeros que hay currando...

"Si de verdad se acabase el mundo, haría lo mismo que plantea la película, pasar esas últimas horas con los que amas."


¿Te habías enfrentado alguna vez a un papel como este?

Todos los personajes tienen sus cosas donde están inventando, probando, ensañando, buscando,… ensayas con el compañero, vas hilando y situando. He hecho otros personajes que también estaban perdidos, quizás ese sea el punto de conexión, pero cada uno de ellos tienen una energía y una raíz distinta que es lo que los actores intentamos transmitir siempre.

¿Te has sentido identificada en algún momento con Silvia?

Sinceramente no. Puede que lo que más me acerque a Silvia es el hecho de que hay momentos en la vida en el que todos nos sentimos un poco perdidos, no sabemos dónde tirar, si aquí o allí, estamos en duda… quizás sea eso en lo que me siento reflejada con Silvia.

Personalmente, ¿qué te ha dado?

Más que nada me ha aportado la historia. En los momentos actuales que vivimos todos, porque bueno las circunstancias tanto en España como en el mundo son bastante devastadoras en muchos aspectos, lo más importante para mí son los valores, la amistad, la familia, estar, aunque sea con poco y compartir con los colegas,  con tu hermana, con tu vecino. Realmente lo que me ha contado esta película y lo que creo que aporta a la gente es que, a pesar del momento que estés viviendo, al final nos quedamos con la esencia de las cosas, los valores reales, y es ese el mensaje que lleva un poco la película.

"Me atrajo todo, la historia, el personaje, el reparto, los compañeros,…"

Es una autoproducción que no ha contado con subvención alguna, obviamente la crisis se nota ¿Consideras que el sector del cine está siendo uno de los más apaleados en esta época tan difícil?

Sí, por supuesto. Creo que el cine y la cultura, al igual que la sanidad y muchos otros sectores, está teniendo unos recortes y una subida muy importante que de alguna forma nos invitan a irnos pero pienso que al igual que ocurre esto, es decir, la falta de ayuda o inclusive el decir que nosotros hacemos entretenimiento en vez de cultura es una pena. Ves la forma en que otros países tratan su cine, su cultura en general y te das cuenta que es injusto, al igual que en muchos otros sectores no solo el nuestro, aun así y aunque no nos oyen seguimos haciendo cosas con muy poco dinero pero con muchas ganas.

¿Cómo actriz donde te sientes más cómoda: cine, teatro o televisión?

Es diferente pero a la vez son como tres ventanas del trabajo actoral, de búsqueda en la línea de pensamiento del personaje, lo trabajas igual en los tres medios. En el fondo no varía tanto.

¿Prefieres interpretar papeles de mala o de buena?

No veo a los personajes como buenos o malos intento jamás juzgarlos. Todos los personajes tienen su parte luminosa y su parte más oscura, incluso el más luminoso tiene también su parte oscura. Yo los veo así.

"En este proyecto nos hemos metido todos a full."

¿Qué proyectos te esperan ahora?

El verano pasado estuvimos grabando en Colombia El corazón del océano que es una mini serie de seis capítulos que se estrenara en 2013, con Hugo Silva, Clara Lago, Álvaro Cervantes realizada en Antena 3. Está basada en una novela de Elvira Menéndez. También, espero que se estrene el año que viene una película preciosa que  se llama La estrella, con Carmen Marchi, Fele Martínez y Marc Clotet y con alguna cosita de la que estoy esperando respuesta.

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks