LA TRAVESÍA DE LA ROSA DE VICTORIA

JUAN ANTONIO NAVARRO | 01 DE FEBRERO DE 2013 | NOTICIAS

Sigur Rós, en concierto el próximo 16 de febrero en Barcelona. / MOSS.


Cuantas veces han oído aquello de "una banda que te transporta a lugares mágicos". A veces porque es estrictamente cierto, otras porque es difícil encontrar los adjetivos adecuados. Desde All Magazine queremos pedir perdón a Sigur Rós por robarle la definición que indiscutiblemente, y por la gracia del Dios que quieran vosotros elegir, les pertenece. Viaje musical y Sigur Rós son conceptos inconcebibles el uno sin el otro. En cuestión de atmósferas, Sigur Rós es la banda. No es extraño pues que las entradas para el concierto en el Saint Jordi Club de Barcelona del 16 de febrero se agotaran hace tiempo. Aunque si de este redactor dependiera, subiría a todo el público de Sigur Rós en un enorme trozo de hielo a la deriva para que la experiencia fuese absoluta.

Imagínenlo. El trozo de hielo caminando sobre el océano lento pero decidido, mientras un enorme barco, del que manan las melodías de ( ) o Takk..., traza un recorrido cruzado que inevitablemente unirá a ambos. El barco es la Rosa de Victoria islandesa, que desembarca en España concretamente en Barcelona, tras saquear Alemania y Portugal. Atrayendo con la voz de Jón Þór Birgisson hasta atrapar a todo el mundo, como una sirena.

La bandera, en este caso, es el Valtari, el último álbum de Sigur Rós, publicado en 2012 tras dos años de vació, de nada musical que sus componentes dedicaron a descansar. Les hace falta. Cuando el mar de Barcelona les vea partir, estarán camino de Italia, de Holanda, de Suiza, de Bélgica, de Francia, de Reino Unido, de los Estados Unidos, de Japón, de Indonesia, de Corea del Sur... Hasta que el último trozo de tierra sobre el planeta sepa a Islandia, a nieve, a catarata. Que así sea.


© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks