SERIES DEL MOMENTO II

JUAN ANTONIO NAVARRO | 25 DE FEBRERO DE 2013 | REPORTAJE

Boardwalk Empire una de las series del momento. / HBO.


















Hace tres semanas hablábamos de Hijos de la Anarquía, Homeland y Breaking Bad en lo que fue una deliberada omisión a las iniciales HBO. Pero este podio seriéfilo no tiene sentido sin la cadena que más esfuerzos dedica a la producción y a la fidelidad de sus fuentes. Por ello, hoy cerramos esta particular -y probablemente universal- breve antología contemporánea con tres obras que consiguen, capítulo tras capítulo, que la televisión sea menos televisión y mucho más cine: Juego de Tronos, Boardwalk Empire y Treme.

Hablar a estas alturas de Juego de Tronos es un capricho, no una necesidad. Canción de hielo y fuego, la saga fantástica del escritor George Martin, y la adaptación televisiva de David Benioff y D.B Weiss, han desarrollado entre ambas un mutualismo que ha convertido las historias de Poniente y Essos en un fenómeno cultural mundial. Particularmente prefiero leer a George, activar la imaginación y ver Más Allá del Murodesde mi propia construcción. Pero es innegable que los espectaculares escenarios que aparecen en la versión televisiva son extremadamente certeros. Y no solo la capacidad de producción de la HBO es necesaria para adaptar semejente coloso literario, sino también su paciente buen hacer. Las grandes series de la HBO son, en esencia, obras pausadas, que van sedimentándose lenta pero maravillosamente. Como la narración de George Martin. La combinación es más que pertinente. Las innumerables líneas argumentales bien administradas. Los actores, en especial Peter Dinklage, mayúsculos. Pero para qué contar más si no os estoy descubriendo nada. Absolutamente imprescindible en este top 6.

Como súmmum de la construcción tranquila y gradual de la narración, Boardwalk Empire, que en tres temporadas se ha subido a la atalaya desde la que The Wire y Los Soprano -esta última, como Boardwalk Empire, también de Terence Winter- vigilaban al resto de producciones sobre contrabando y tráfico ilegal. A una primera temporada introductoria, para los amantes del whisky, le sigue una paulatina vorágine por el poder en la que la violencia y la crueldad desenmascaran al gangster oculto tras el condescendiente político. "You can´t be half a gangster". La ambición arrastra la ordenada vida en Atlantic City a un juego de titanes, de todo o nada, en el que sobrevive el más inteligente. La ristra de personajes es inmejorable. Alerta, spoiler: La valiente decisión de los guionistas de matar a Darmody parecía dejar coja la serie, pero pronto Nucky Thompson (sin duda, el gran papel de Bucemi en su actorsecundaria carrera) se ve acompañado, o más bien todo lo contrario, por la aparición del impredecible Rossetti (sublime Cannavale). Sin olvidar a Nelson (Michael Shannon es uno de los mejores actores del momento), Harrow (con su particular Kill Bill al cierre de la tercera temporada), y personajes históricos como Al Capone que ensamblan la ficción con la realidad histórica sin tropezar en ningún momento. Y de la puesta en escena solo cabe decir: HBO.

Por último, Treme, del creador de la endiosada The Wire, David Simon. Una serie de escasa popularidad, que como el jazz que inunda sus episodios, acostumbran a disfrutar solo unos pocos paladares, y cuyo naturalismo supone un tedio para parte de la audiencia. Ya ocurrió con The Wire. Pero es indiscutible que la nueva obra de Simon, ambientada en la Nueva Orleans posterior al huracán Katrina y su reconstrucción material y espiritual, tiene una calidad visual y sonora casi incomparable. Llegar a amarla requiere una inversión, requiere horas. Pero una vez que la historia, la huella y la herida de Nueva Orleans atrapa al espectador, que su legado musical le conquista, que Wendell Pierce le emociona, no hay nada que hacer. Vuelve a caer en las fauces de la televisión, de la buena televisión, de la que tenemos que ir a buscar al otro lado del Atlántico.

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks