WELCOME TO MISS CAFFEINA

JUAN ANTONIO NAVARRO | 06 DE FEBRERO DE 2013 | ENTREVISTA

Miss Caffeina publican nuevo álbum el 5 de marzo. / AM.



Bienvenidos sí, a la calle Víctor Hugo de Madrid, perpendicular a Gran Vía. Casi toda Miss Caffeina -falta el bajista, Antonio Poza- está sentada alrededor de un pastel con los ojos puestos en mí. Suele funcionar a la inversa: un puñado de periodistas buscando respuestas en una única mente. Incluso en una única pantalla de plasma. Hoy aquí hay cuatro personas, que no personajes, cargadas de cafeína. Unos con más dosis que otros, leánse Sergio y Alberto. Pero aunque haya lenguaraces y silentes, la necesidad de complicidad recorre este tercero con vistas a la calle. Contestan, se miran y se preguntan, buscando reafirmación. La bola rebota de un lado a otro hasta convertir la entrevista en una tertulia. Retroalimenticia. Viva. Y así es un auténtico placer empezar un día tan frío.

"No queríamos lo fácil, sino probar cosas nuevas hasta ser originales"

El 5 de marzo publicáis vuestro segundo LP: De Polvo y Flores. ¿Por qué este nombre?

Sergio Sastre (guitarrista y compositor): Porque recoge de una manera metafórica y sintética por donde van los tiros en las letras. No queremos avanzar mucho más hasta que pueda oírse todo el disco.

Pero ¿contiene mucha tristeza? Paul Theroux dijo una vez que un hombre feliz no puede ser escritor porque está demasiado ocupado siendo feliz.

Alberto Jiménez (cantante y compositor): Y es cierto. Cuando estoy bien salgo de fiesta y cuando lo estoy pasando mal hago canciones. Pero escuchándolo -ya lo tenemos aborrecido- sí que aparecen muchos momentos de cabreo.

Sergio: Sí, pero aunque hay partes tristes, partes melancólicas, en general es una reacción, un hacer balance, a todo lo que te ocurre y a todo lo que sientes. Ya sea enfadándote o lo que toque. Pero triste modo Radiohead no (ríen).

Hasta el momento nos habéis permitido oír tres temas. "Hielo T" y "Disfraces", que suenan muy intensas y propicias para el directo, y "Modo Avión", tal vez más nostálgica. ¿Qué línea sigue el resto del conjunto?

Alberto: Claro, es que has oído "Modo Avión" en acústico. En el disco es mucho más intensa, pero sí que puede ser algo más lírica y melódica que las otras. Aún con sus momentos de subida y de bajada, el álbum en conjunto es más intenso que el anterior.

Sergio: También hemos quitado muchísimas capas durante la grabación, con lo cual las guitarras siempre están más presentes. Por un lado porque nos apetecía tener un sonido más cercano al directo, menos arreglado, aunque la percepción externa parece ser que está todo más producido. Todo lo contrario. La idea fue quitar elementos que luego en directo no se tocan. Puedes elegir hacer un disco instrumental con una orquesta y luego tocarlo con una banda de rock. Pero no es lo que queríamos. Y por otro lado porque nuestro productor, Max Dingel, tenía la visión de acercar el trabajo a lo que realmente nosotros tocamos y de no irse por los cerros de Úbeda con los arreglos.

Alberto: En esto que comenta Sergio sobre que el álbum parece estar más producido de lo que lo está saco una similitud con el cine español. La gente está muy acostumbrada a ver películas americanas en las que el sonido está muy bien hecho, y cuando ven películas españolas notan que el sonido es muy diferente porque no están acostumbradas a él. Es una de las razones porque las que a mucha gente no le gusta el cine español. Porque no suena bien. Yo estaba el otro día viendo Familia, la serie de televisión nueva, y se oía más el ruido de la cafetera que los propios diálogos. Con la música igual. Estamos muy acostumbrados a oír grupos de una determinada manera y cuando traes a un 'guiri' (Max) a colocarlo todo mejor parece que está más producido, pero en realidad no. Simplemente suena todo en su sitio.

Sergio: También tienes que decidir a qué le dedicas más tiempo. Porque el que tienes para realizar las canciones es limitado. Y a Max los arreglos que tenían ya nuestros temas le parecían bien, salvo algunos cambios en los sintetizadores, que tampoco son elementos predominantes del disco. Se ha centrado especialmente en la labor de ingeniero, en encontrar un sonido que le convezca. Somos un grupo de rock: dos guitarras, un bajo y una batería. No tiene más. Y su oído privilegiado ha conseguido que cada elemento suene como debe sonar.

Alberto: Y por primera vez hemos hecho mucho trabajo de preproducción. Fuimos mandándole a Max las maquetas para que nos aconsejara variaciones y llegamos al estudio con mucho trabajo hecho.

Sergio: Y también se preocupó de traerse su propio material de Inglaterra para que sonáramos como él pretendía. Unos mil kilos de cacharros y cables.

"De las influencias son más conscientes quienes lo oyen que quienes componemos"

En una entrevista pasada Sergio dijo que habíais sido una banda muy ñoña hasta ahora. En una escala del uno al diez, ¿cuánto de ñoño va a ser De Polvo y Flores?

Sergio: Fue una forma de reírme de nosotros. Cuando te critican muy a sangre, con el cuchillo en la mano, te ponen los adjetivos que más les apetecen. A nosotros nos han catalogado de ñoños, maricas y banda para chicas. Del 1 al 10 este nuevo álbum está por debajo de 3 en cuanto a ñoñería. Hay más rabia que ñoñería. Aunque lo de ñoño me da igual. Me niego a perder ese lado de mí. ¿Nunca se han enamorado y han dicho tonterías? Me gustaría ver sus whatsapps para descubir sus mensajes ñoños.

Alberto: Algunos critican que nos pongamos ñoños en determinados temas. Todos tenemos nuestros momentos.

Álvaro Navarro (guitarrista): Todos hemos hecho el ridículo alguna vez, incluso los músicos (ríe).

Tenéis derecho también. Y ¿de qué manera os ha influído el fichaje por Warner?

Sergio: Hemos tenido más recursos y la misma independencia artística. No sé si es suerte o si de repente se han dado cuenta de que no deben meterse ahí.

Alberto: Hemos estado de acuerdo en todo, incluso en la elección de los singles. Y gracias a ellos hemos grabado el disco con Max, que de otra manera habría sido imposible.

¿Más dura la promoción quizás?

Sergio: La promoción de Imposibilidad del fenómeno la externalizamos y fue también muy cañera.

Alberto: Tomamos una agencia de promoción porque queríamos que todo fuese como si trabajáramos con una multinacional.

"Cuando estoy bien salgo de fiesta y cuando lo estoy pasando mal hago canciones"

Y con tanta entrevista, tanta estética al dedillo, tanto feedback en todo lo que decís. ¿No acabáis sintiendo que estáis interpretando un personaje?

Sergio: No porque todo lo decidimos nosotros. Lo que se ve, para bien o para mal, es lo que somos. Seguimos levantándonos para ir a trabajar como cualquier otra persona.

Alberto: Somos como damos a entender que somos. Aunque en momentos puntuales si que te sientas un personaje, como cuando notas que la gente solo quiere una foto tuya o que se identifican con lo que cantas sin conocerte.

Román Méndez (batería): Además, como suelen hablar de nosotros como un todo, es sencillo no tomártelo como algo personal. Hablan de Miss Caffeina. Bueno y de Alberto (ríe).

Ya que estamos con los todos y las partes. ¿De Polvo y Flores tiene una coherencia interna, un hilo conductor, o es más bien una metralleta de singles?

Álvaro: ¿Metralleta de singles? Vaya tres palabras más de puta madre (todos ríen).

Alberto: Cuando nos pregunten en otras entrevistas les diremos que tenemos una metralleta de singles (ríe).

Sergio: (Álvaro continúa riendo) Hay un hilo conductor en el sonido y en la lírica. Y ojalá fuese una metralleta de singles. Tengo mucho aprecio por el buen pop. No tengo problema en reconocerlo. No me parece un género menor.

Álvaro: Teníamos que haber llamado al disco Metralleta de singles (ríe).

Alberto: Molaría bastante. Creo que sí hay una unidad. Llevamos seis años juntos y hemos pasado por experiencias muy similares, por lo que a la hora de poner cosas en común todo coincide. Si unes dos artistas muy diferentes obtienes un resultado muy ecléctico.

Siempre me he preguntado si en los periodos de composición los artistas dejan de oír música para no mezclar lo que oyen con lo que buscan crear. ¿Esto pasa?

Sergio: Cuando estoy grabando acabo hasta las narices de oír música tras sesiones de doce horas. Pero con Max, por ejemplo, hemos oído un montón a Metallica. Con un aire divertido, rollo "¿cuánto tiempo hace que no oigo Master of Puppets?" No por necesidades de estímulo o influencia.

Álvaro: Como respiro musical.

Alberto: Pero sí que hubo una cosa que a mí me pareció muy guay. Tenía que grabar yo la voz y Max se había descargado mogollón de canciones de Freddie Mercury, que era algo flipante porque grababa la voz en dieciséis pistas distintas. Y cuando ya estábamos grabando un tema, "Venimos", dijo "¿y si grabamos dieciséis pistas de voz como Freddie?". Y dije "vale, me quedaré afónico pero me gusta". Ese tipo de influencia me encanta.

Román: Es una manera de salir del guión. Como cuando entras en un bucle dentro de tu cabeza, lanzas la idea a otra persona y la lleva por un camino que nunca imaginaste. Escuchas a alguien haciendo algo y te rompe de una manera que lo ves todo más claro.

Alberto: Por ejemplo, Max tenía muy claro a qué sonábamos y nosotros no. Él decía que De Polvo y Flores suena muy de los noventa. Y también estaba todo el día diciendo 'fucking seventy' porque veía muchas referencias a los setenta en nuestra música. De las influencias son más conscientes quienes lo oyen que quienes componemos.

Álvaro: Otro ejercicio que hicimos fue  decidir a qué no queríamos sonar. Cuando grabamos "Hielo T", pusimos varios ejemplos de guitarras que sonaban muy bien pero que descartaríamos porque no buscábamos sonar así. No queríamos lo fácil, sino probar cosas nuevas hasta ser originales.

"Del 1 al 10 este nuevo álbum está por debajo de 3 en cuanto a ñoñería. Hay más rabia que ñoñería"

Mencionabais antes que lleváis ya seis años juntos. Por citar uno de tantos, ¿cómo veis desde la perspectiva ulterior aquel concierto en Chesterfield Café presentando Destrucción Creativa?

Sergio: ¡Buah chaval! Desde el punto de vista técnico fue un drama. Desde el punto de vista emocional fue divertido. Formación nueva con la entrada de Ramón y Antonio al grupo dos semanas antes. Primera presentación de ese EP. Yo que quizá había bebido demasiado. Un drama.

Alberto: Estabas muy aburrido para llegar hasta ahí (ríe). Es curioso porque hoy tenemos exactamente la misma ilusión que la que teníamos aquel día. También cuando empiezas tiendes a ser más punky en todo. Antes bebíamos mucho.

Sergio: Ahora no. Sentimos mucha responsabilidad cuando vemos delante a quinientas personas que se han gastado su presupuesto de la semana en divertirse contigo. Salir borracho y hacer el ridículo sería una vergüenza.

Pregunta comodín: ¿os sentís privilegiados?

Sergio: Que la gente tenga menos dinero y aún así decida gastarlo en verte o escucharte es un privilegio.

Alberto: Personalmente me siento afortunado porque sacamos el primer disco, autoeditado, con una compañía, terminamos nuestra relación con ella e inmediatamente había otra, con mejores condiciones y más ilusión, interesada en nosotros. No hubo ningún momento muerto ni tuvimos que empezar a hacerlo todo nosotros otra vez.

¿Os quemó la autogestón?

Sergio: Lo hacía todo más difícil. Tenías que gastar un montón de pasta. Ahora nos sentimos unos privilegiados. Pero llegar a sentirte privilegiado cuesta un trabajo y un esfuerzo que nosotros hemos hecho y seguiremos haciendo.

Alberto: Todo el mundo quiere tener una casa más grande.

+ info: www.misscaffeina.com



© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks