CAROLINA SOLÉ: "LA AMBICIÓN FORMA PARTE DE LA CONDICIÓN HUMANA"

NATALIA CANO | 30 DE ABRIL DE 2013 | ENTREVISTA

Ojos de hielo primera novela de Carolina Solé. / PLANETA.

















Estamos ante una primera novela cuyo tándem protagonista funciona tan bien que realmente ha podido nacer con vocación de futuro, como lo hicieron en su día los personajes de Lorenzo Silva, el brigada Bevilacqua y la sargento Chamorro. Una curiosidad: Carolina Solé es tan fan de Lorenzo Silva que ha bautizado con este apellido a su policía, como lo hizo en su día un fan de Manolo Vázquez Montalbán, Andrea Camilleri, al crear a su famoso comisario Montalbano. 

"He querido escribir un novelón rural de sagas familiares en clave negra"

¿Por qué eligió el valle de la Cerdanya para desarrollar su historia?

Porque me gusta mucho y lo conozco. Tenemos una casa allí y vamos en vacaciones y los fines de semana. Me entusiasman los atardeceres de otoño, con ese cielo tan rojo, y los inviernos con tanta nieve. Es el valle más grande de los Pirineos, el 40% es francés y el resto catalán. Cuando llegas por la noche, es como un pozo negro lleno de luces.

¿Una novela negra de ambiente rural?

No es sólo una novela negra. Tiene los ingredientes del género, pero yo quería escribir una especie de novelón, con familias y personas a las que les pasan muchas cosas. Diría que es mitad y mitad. Las novelas tienen la magia de la desconexión, pero también tienen elementos que te anclan en la realidad. Por ejemplo, el uso de los móviles. Como Kate Salas, yo también soy una fan de la BlackBerry. He querido escribir un novelón rural de sagas familiares en clave negra.

Los personajes andan continuamente de un pueblo a otro. Puigcerdà, Bellver, La Seu, Pi, Alp, Mosoll, Das, incluso pasan cosas en el túnel del Cadí… Por cierto, ¿existe Santa Eugènia, donde los Bernat pelean por la tierra de los Prats?

¡Claro que existe!  Es un pueblo pequeñísimo, sólo hay 10 casas, y tiene una torre torcida, un poco como la de Pisa (¡ja, ja!). Hay muchos escenarios en la novela, pero es que la vida en la Cerdanya es así. Vivimos moviéndonos de un lado al otro y los jóvenes también lo hacen. Uno trabaja en un sitio y vive en otro, o te  desplazas de un pueblo a otro para comprar cualquier cosa… Los escenarios, tanto en la realidad como en  mi ficción, están muy interrelacionados.

"BlackBerry, me parece un gran invento y a la que también soy un poco adicta"

Kate Salas y J. B. Silva, la abogada y el sargento, vaya pareja más explosiva.

Los dos son tozudos. Ella es muy lista, lo sabe y se lo cree. Él, no tanto. Kate es superestupenda, meticulosa, lo vigila todo, lo controla todo. Se parece más a su abuelo de lo que ella cree.

Y a usted, ¿se parece?

¡Nooo! Aunque yo también soy resolutiva. Cuando hay que solucionar algo lo hago cuanto antes. Y tengo una BlackBerry, que me parece un gran invento y a la que también soy un poco adicta.  Kate divide su energía entre su despacho en el bufete de abogados de Barcelona, con un caso complicado, y los problemas de Dana Prats en el valle. El sargento Silva se hace policía por su padre. Es un trabajo que no ha elegido en un lugar que tampoco ha elegido. A él lo que de verdad le apasione es restaurar viejas  motos OSSA.

Kate siempre va un paso por delante de Silva.

Ella está acostumbrada a solucionar problemas como sea y él tiene que seguir las normas de la policía, que Kate se salta a la torera.

"Hay una ambición muy legítima: la del trabajo bien hecho, la de intentar hacerse cargo de todo"

Los métodos de Kate no son siempre ortodoxos, tanto en el bufete como en la investigación del asesinato de Jaime Bernat.

Son los métodos que ha aprendido en el bufete. La ambición forma parte de la condición humana, pero hay una ambición muy legítima: la del trabajo bien hecho, la de intentar hacerse cargo de todo. Es la ambición de Kate.

Kate está muy orgullosa de haber llegado a la planta noble del despacho, pero en determinado momento su trabajo en el bufete deja de ser prioritario.

Siempre ha protegido a Dana Prats, pero cuando la veterinaria sufre el accidente tiene un momento de lucidez. Daría lo que fuera por salvar a su amiga, incluso reza a un Dios en el que nunca ha creído. Además, se siente culpable porque sabe que ha podido causar el accidente de Dana al llamar al móvil de Dana cuando esta estaba conduciendo. Luego borra la llamada. Kate tampoco juega demasiado limpio.

La amistad entre Kate y Dana tiene unos altibajos terribles. Es complicada.

Eran muy íntimas de pequeñas y a Dana le gustaría volver a aquellos tiempos cuando siempre estaban juntas. En algún momento incluso se ha sentido enamorada de Kate, pero ésta sabe que las cosas han cambiado. Dana se quedó en el valle y ella se fue a Barcelona, pero Kate es muy mandona e incide en la vida de su amiga sin darle apenas opción.

"Los escenarios, tanto en la realidad como en  mi ficción, están muy interrelacionados"

Muchos de sus personajes tienen un pasado complejo y doloroso.

Es uno de los leitmotiv de la novela. La influencia del pasado  siempre está presente. Todos llevamos una mochila a cuestas (y en ocasiones cargada con piedras). Algunos descargan peso por el camino, otros ya no llevan ningún peso (como el hermano de Kate, Miguel) y otros tantos, como a la propia abogada o al sargento Silva, lo siguen llevando.

Los lectores se dan cuenta de que Dana Prats, la principal sospechosa, no es tan culpable como parece. En cambio, Santi Bernat, el hijo del asesinado Jaime Bernat, da muchas pistas para que pensemos que es el asesino.

Es que desde el principio Santi Bernat está convencido de que él ha matado a su padre, cree que es el asesino, porque él presenció su discusión con Dana Prats, e hizo cosas reprochables pensando que lo remataba. En realidad, él no es como su padre, piensa en otras posibilidades, en otras opciones de vida...

A lo largo de la novela hay un relato paralelo, escrito en cursiva, en las que vemos las penurias de un chiquillo que no sabemos quién es. Empieza en 1972 y acaba en 2011, año en que se desarrolla la novela.

El responsable de la muerte de Jaime Bernat es un psicópata asesino, pero yo necesitaba justificar por qué actúan como actúan este tipo de personas. Para mí es muy difícil pensar que hay personas malas de verdad, ya sé que las hay y me lo repiten continuamente, pero me cuesta aceptarlo, me parece deprimente. Por eso escribí ese relato de corrido, para explicar la vida terrible que ha tenido esa persona, lo que le impulsa a planear su venganza.

"La influencia del pasado  siempre está presente. Todos llevamos una mochila a cuestas"

Ese Consejo Regulador de la Cerdanya, que aparece en la novela, es un poco discutible. Sus miembros defienden las tierras del valle pero sus negocios no parecen claros.

No existe ese consejo, me lo he inventado, pero estoy segura de que hay un lobby de propietarios, al que no le gustan los foráneos aunque se hayan hecho ricos gracias a ellos.

¿Cree que su novela gustará en la Cerdanya?

¡Uff! Estoy convencida de que nada que venga de fuera les gusta. Si la aprecian estaré muy contenta...

La novela acaba con el caso resuelto y con Dana Prats en el hospital. No sabemos qué les depara el futuro a todos ellos. ¿Volverán a encontrarse Kate y Silva? ¿Habrá una continuación?

Bueeeno, depende de cómo vaya Ojos de hielo.

"Para mí es muy difícil pensar que hay personas malas de verdad, me parece deprimente"

¿Seguro?

Bueno… He empezado a escribir la siguiente novela. El agente Silva ya estará más asentado en el valle; Dana sufrirá varias operaciones para recuperar la visión y Kate Salas… seguirá siendo Kate Salas.

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks