EL ÚLTIMO VAGÓN: "¿CONSEGUIREMOS EL SUEÑO? NO LO SÉ, PERO DESDE LUEGO ESTAMOS HACIENDO EL CAMINO"

JUAN ANTONIO NAVARRO | 17 DE ABRIL DE 2013 | ENTREVISTA

El Último Vagón mañana en concierto en la sala Moby Dick.

















Nos encontramos junto a las escaleras del Templo de Debod, libre por el momento de los cientos turistas que este sol primaveral suele traer consigo. Caminamos hasta la taberna Toma Jamón, centro de reunión de los pasajeros de El Último Vagón, donde comparto con Chandru esa ineludible afición de los sureños por comparar el tiempo madrileño con el natal mientras esperamos a David. Llega poco después, y los guitarristas ceden media hora de su tiempo antes del ensayo grupal con Enrico (vocalista). No es el único ausente. Tuya respira el aire fresco londinense y el Sr. Smith pervive en el recuerdo y en la portada del primer disco de la banda, por fin corpóreo y tangible. Sobre esto y más divagamos, inventamos, reímos.

"Que alguien te complazca diciéndote siempre lo que quieres oír no es productivo"

Publicasteis digitalmente vuestro primer álbum, Otra opción, en 2011, pero hasta este mismo año no ha cobrado forma física. ¿Qué problema tuvisteis con la editorial?

Chandru Chatlani (guitarra solista): La parte burocrática, la parte de despacho, la lleva Enrico, y lo último que yo le oí decir respecto a aquella editorial fue "se ha esfumado". Algo pasó que decidieron no sacar el disco. Por suerte, hace aproximadamente unos seis meses cerramos la edición con Mastertrax y hoy ya puede comprarse.

David Infantes (guitarra rítmica): Realmente te está contando la historia bonita. Nuestra primera idea era sacar el disco solo en formato digital, porque había demasiada gente que no nos conocía y queríamos que la gente conociera bien el producto antes de poder comprarlo. Por eso regalamos el disco a todo el que entraba en nuestra página, y tuvimos unas quince mil visitas antes de que el FBI nos cerrara el espacio por el que habíamos pagado en Megaupload. Lo que nos convenció a publicar Otra opción en formato físico fue el mero hecho de que no puedes tocar determinados conciertos sino tienes editado un disco físico, como ocurre con la Fnac.

Pero ya está el disco en las tiendas y el jueves iniciáis la gira en la sala Moby Dick

David: Sí, es el inicio de la gira y el cierre a los conciertos en Madrid, porque va a pasar mucho tiempo antes de que volvamos a tocar aquí. Nuestra idea ahora es hacer gira por España tipo Fnac, compaginando el formato acústico y el eléctrico.

Habéis prometido temas inéditos.

Chandru: Sí, temas que pertenecerán a nuestro segundo disco, aunque no es definitivo puesto que tienen que pasar la criba de nuestro productor, Fernando Montesino. Están en fase beta.

David: El objetivo es ver cómo reacciona el público, porque sí que va a haber una diferencia sustancial respecto al primer disco. Va a seguir siendo pop pero más extenso, no queremos quedarnos solo en el pop.

"La censura existe. No puedes ponerte a despotricar"

Teniendo en cuenta el origen de algunos de vosotros, como Tuya, que es pianista clásico, o tú mismo, Chandru, que conoces bien el jazz, cuesta entender que acabéis haciendo pop.

Chandru: Quizá eso es bueno. Cada cual ha tocado muchos palos y eso permite fusionar. En directo, que es más bruto y más show, se aprecia mejor esa fusión que en el estudio, donde acabamos simplificando el sonido hacia el pop.

¿Será entonces un disco más bruto, más rock?

David: Es probable que sea más indie.

Chandru: Vamos a intentar también que no haya mucha balada. Eso está establecido, pero vete tú a saber qué sale.

David: A veces tenemos un tema que pensamos puede quedar guay sonando cañero, y viene Fernando, le da la vuelta y nos hace pensar. Esto ocurrió con "Ahora que más da", que era un medio tiempo y al final acabó siendo una balada. Depende del proceso de producción. Por suerte, Fernando sabe bien lo que queremos y nunca ha habido demasiada discrepancia, excepto en una ocasión en la que le presentamos un tema y dijo: "Esta es la peor basura que he escuchado en diez años" (ríe).

La franqueza es una virtud.

Chandru: Obviamente. Que alguien te complazca diciéndote siempre lo que quieres oír no es productivo. Necesitas que te den caña para que camines.

David: Nos encantan las críticas constructivas porque nos hacen avanzar. Miguelo, por ejemplo, manager de Pignoise, con el que hemos podido contar siempre, es una persona muy pero que muy crítica, pero porque sabe, no se tira el pisto. Cuando le hacemos caso la cosa va bien y cuando no le hacemos caso la cosa va mal (ríe).

Chandru: Deja caer puntos de vistas que nosotros no barajamos, siempre desde el respeto.

"En directo, que es más bruto y más show, se aprecia mejor esa fusión que en el estudio"

Pues una crítica que suelo hacer al pop es la reiteración en tratar el amor y el desamor, olvidando tantos otros temas sociales o políticos.

David: Nuestro tema "Otro lunes", por ejemplo, habla del bulling. Pero es cierto que el pop, por ser popular, incita a hablar del amor y el desamor, que es lo que la gente vive día a día.

¿Pero no tenéis otras inquietudes?

David: Somos completamente apolíticos y no nos gusta meternos en camisa de once varas.

Chandru: Ya están las cosas difíciles en la música para encima meternos en política.

Pero la música es un buen vehículo para la crítica y el cambio social.

David: Por supuesto, pero a día de hoy, si quieres hacer algo, olvídate. La censura existe. Tampoco puedes ponerte a despotricar. Al menos en pop, en otros géneros es más fácil. Por eso nos centramos en las relaciones afectivas, que están muy presentes en cualquier entorno social.

"El pop, incita a hablar del amor y el desamor, que es lo que la gente vive día a día"

Hablando de entornos, ¿qué se os ha perdido en México?

Chandru: ¿No crisis? (ríe). Hay un mercado que no hay en España en estos momentos. Si alguien piensa que la música en este país es la gallina de los huevos de oro se equivoca de pleno. En México hay un público que es afín a nuestra música, nos ha surgido la oportunidad de meter la cabeza allí y vamos a aprovecharla. El salto a México lo hace todo el mundo. De hecho, hay grupos por los que nadie apostó en España, fueron allí y volvieron como mesías. Un poco triste que ocurra esto, pero nos toca vivirlo.

David: Afortunadamente el mercado latino es muy abierto a nuestro estilo musical. Es un riesgo, pero un riesgo que puede funcionar. Tampoco vamos a irnos de viva la vida, no podemos estar gastando dinero y dinero, básicamente porque no lo hay.

En vuestro dossier de prensa puede leerse que vuestro objetivo es modesto: vivir de la música. Tal como está el panorama, no me lo parece.

Chandru: La pregunta no es tanto cuánto necesita una persona para vivir como cuánto hace esa persona durante el día que no le gusta para poder vivir. Ese es el concepto. Puede sonar pretencioso, pero no lo es. Hay que apostar. El que no apuesta no gana.

David: Cuando montamos la empresa el noventa por ciento de la gente decía que estábamos locos y que no nos concederían el crédito. Cuando dijimos que tal vez tocáramos en el Rock in Rio muchos nos dijeron que éramos unos flipados. Todo es cuestión de tesón, trabajo y esfuerzo. ¿Conseguiremos el sueño? No lo sé, pero desde luego estamos haciendo el camino.

¿Cómo surgió la participación en el Rock in Rio?

David: ¿Esa leyenda urbana de alguien importante que va a un concierto y comienza a seguirte la pista? Pues eso nos pasó a nosotros. E hizo que estuviéramos allí. De hecho, la noticia nos la dieron en esta misma taberna (Toma Jamón), sentados ahí. Nos quedamos impresionados.

"Somos completamente apolíticos y no nos gusta meternos en camisa de once varas"

También dice vuestro dossier que rechazasteis varios contratos discográficos.

David: Nuestra idea era intentarlo por nuestra cuenta, no tener que contar con intermediarios, porque la autoproducción también es buena. Pero no nos cerramos al fichaje por una discográfica. Si hemos rechazado esos contratos es porque no los encontrábamos viables, pero si se presenta alguna con un buen contrato, genial.

Por el momento crowfunding. A quien donase 87.750 euros le acompañábais a tirar huevos a la casa de algún político corrupto.Eso lo haríais gratis, seguro.

Chandru: Sí, sí. Los gastos son para la fianza y el abogado. La mano de obra sale gratis.

David: Pero abandonamos el crowfunding. No conseguimos el dinero suficiente y a la gente que respondió y donó se les devolvió su parte. Lo positivo es que gracias al proyecto de crowfunding encontramos inversores privados y externos para nuestro segundo álbum, por lo que se volvió ilógico seguir pidiendo dinero a la gente.

¿Y cómo os conocisteis los cuatro?

Chandru: Yo vine a Madrid con el chip 'mamá quiero ser artista'. Vine a buscarme la vida, y llevaba unos tres años aquí, dando clases de música en una escuela privada de La Moraleja, tocando temas como mercenario en diferentes garitos, cuando un antiguo alumno mío le enseñó a Enrico un vídeo en el que aparezco haciendo el heavy con la guitarra y le flipó y se puso en contacto conmigo.

David: Por entonces Enrico y yo ya nos conocíamos gracias a un amigo en común. Y el mismo día que me invitó a tocar con una banda que él tenía de covers llamada Versión Original, invitó a Chandru. Allí nos conocimos.

Chandru: Pero allí estábamos cada uno a lo suyo. Nos conoceríamos de forma oficial más tarde, en un McDonald de Plaza Castilla (ríe).

"Nos encantan las críticas constructivas porque nos hacen avanzar"

Falta por mencionar Tuya, amigo desde la infancia de Enrico. ¿Por qué nos rehuye a los medios?

Chandru: Vive en Londres, por lo que es normal que se pierda toda la promoción.

David: Pero si es verdad que a él le gusta componer, ensayar y tocar. La parafernalia mediática no.

Tres más, inspiradas en vuestro blog, y nos vamos. La primera: ¿Qué es 'la llamada del día después'?

Chandru: La euforia del concierto te impide pensar con objetividad. Siempre piensas que eres la leche y todo ha sonado brutalmente bien, minimizas las pifias, porque no vas a cabrearte nada más acabar, que es el momento de disfrutar lo trabajado. Pero el día después hacemos la llamada grupal para hacer sondeo del feedback que cada uno ha recibido.

David: A mí siempre me tachan de pesimista. Soy muy perfeccionista, y si lo que hago está mal, me cabreo conmigo mismo, y si veo que como conjunto podemos ser mejores, meto caña. Sabemos cien por cien lo que queremos y cuando algo no funciona, cambiamos. Si metemos una balada en el segundo tema y hundimos al público. Ese tipo de cosas se hablan en 'la llamada del día después'.

El origen de los 'bugy-pants'. ¿Lo tienes claro ya, David?

David: He leído muchos artículos acerca de esto, y parece ser que es cierto que los presos se bajaban los pantalones en señal de accesibilidad sexual hacia sus otros prisioneros sin que lo descubrieran los guardas.

"Nuestro segundo álbum va a seguir siendo pop pero más extenso, no queremos quedarnos solo en el pop"

Lo importante aquí es cómo te interesas tú por este tema.

David: (todos ríen) A raíz de un artículo sobre la evolución de nuestra vestimenta desde principios de siglo XX, en la que los pantalones han ido bajando y bajando. Me hizo mucha gracia un 'gif' sobre esta evolución en la que al final es un hombre sin pantalones el que arrastra el pantalón en una carretilla.

Cerramos con la anécdota del humo y el incienso.

Chandru: Ocurrió en un concierto importantísimo, de presentación en la sala Caracol. Teníamos preparado todo el espectáculo de luces y durante la prueba de sonido descubrimos que la máquina de humo estaba rota. No recuerdo a quién se le ocurrió la idea de rodear el escenario de incienso. Imagínate qué tufo, qué colocón y qué mareo. No veíamos una mierda. Luego muchos colegas nos preguntaban por qué olía a iglesia (todos ríen).

David: Los cinco primeros minutos fueron horribles, hasta que se disipó un poco el humo.

Chandru: Es una pena que no hayamos ido haciendo un diario con todos estos trapos sucios, pero tengo intención de usar el blog para ir contando algunos que recuerde.

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks