PÓNTELO, PÓNSELO (Y SI ES BONITO MEJOR)

JUAN ANTONIO NAVARRO | 29 DE JULIO DE 2014 | REPORTAJE






















No, no es un artículo sobre preservativos. La moda es infiel a sí misma. Tanta tendencia marca la propia tendencia como la contratendencia. Lo cauto y lo atrevido, lo simple y lo forzado, lo contemporáneo y lo retro se encuentran en ese mar de elecciones en el cual la moda se define como un acto individualista, vástago de una sociedad mentalmente programada para buscar la diferenciación estética. El universo Tumblr es el escaparate culmen de este fenómeno, rincón donde convergen sin problemas todo tipo de estilos. La idea es mezclar. Demasiado vagos para inventar ingredientes, lo suficientemente pretenciosos para seleccionar, pesar y remover con el objetivo de estampar un sello único alrededor de la figura. Y eso incluye la cabeza.

Recuerdos de infancia, en mi pueblo los motoristas con casco no abundaban. Total, era difícil pegársela del instituto a la casa de la abuela, incluso conduciendo a 'caballito'. En la ciudad es otra movida. El casco no es solo una obligatoriedad que priva a la cabeza de desafortunados accidentes. Es, además y cada vez más, un complemento estilístico al que prestar un mínimo de atención, porque si tu imagen es un capital transcendente para ti, ¿por qué no iba a serlo tu imagen en movimiento a bordo de una scooter?

Si algo tiene la moda, incluso la de los cascos, es una capacidad sorprendente para tomar el temperamento y los elementos de movimientos y  ámbitos marginales y convertirlos en componentes pop. Así que sí, si tenemos que catalogar de alguna manera la tendencia de los cascos de moto, especialmente aquella destinada a cabezas 'tumblerinas', es llamándola pop. Como ejemplo, la extremadamente llamativa colección de Mimotica Micola, con dibujos unos, con lunares rojos otros. O la sección múltiple de la colección Le Pavillon de la empresa Ruby, cargada de expresividad y colorido.

Ruby, sin embargo, cuenta con una oferta muy heterogénea, y nos encontramos de frente con aquello que decíamos a inicios del artículos: tendencia y contratendencia. Viveza para los hipster y sobriedad para los jazzeros. Su colección Castel, con el "Louis Lumiere", el "St. Germain", el "Grabiel" o el "St. Roc" dan fe de que los cascos lisos, recatados y desapercibidos también tienen su público, cómo no. La marca Nexx Helmets tiene verdaderas maravillas: "El Vintage", "El Vision Plus" o "El Basic" están hechos para conductores elegantes. Hay una tercera corriente que no se cómo definir ni a quiénes incluir como 'target', pero creo que la palabra que mayor justicia hace es 'racer'. Ejemplos: "El Freedom" de la propia Nexx Helmets o toda la colección de la marca barcelonesa Momo Design.

Una última opción, para mentes esponja que absorben y se desprenden de estilos con la misma facilidad con la que sube la factura de la luz, son las fundas para cascos. Un quita y pon que ronda los veinte euros, y que seguro será de gran utilidad para aquellos que no se deciden entre el neohippismo y la fiebre de Loewe. La marca HelmetDress, también barcelonesa, ciudad motorista donde las haya, vende una variedad impresionante, y por si fuera poco, permiten personalizar una funda propia, te la fabrican y hasta te la colocan en la cabeza. Bonito y a salvo. ¡Qué más quieres!

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks