AL HOMBRE DE ACERO LE NACEN ARRUGAS

JUAN ANTONIO NAVARRO | 15 DE MAYO DE 2013 | REPORTAJE

Superman. / AM.
















10 centavos. Es el precio de venta del "Action Comics 1" que aterrizó en los quioscos estadounidenses en 1938 y en el que aparecía por primera vez el que llegaría a ser el superhéroe de los superhéroes, el padre de los justicieros de calzones circenses y habilidades sobrenaturales: Superman, también conocido como el Hombre de Acero. Doscientos mil ejemplares comenzaron a circular por el mundo aquel junio del 38 previo a la segunda gran guerra y tan solo cien copias han sobrevivido al paso de las décadas. Hoy, la rentabilidad de aquellos diez centavos podría ser espectacular; más de dos millones de dólares pagó algún acaudalado en una subasta digital de 2011 para hacerse con un ejemplar del que es considerado el cómic más valioso de la historia. Tal vez las copias de aquella iniciática obra se hayan desgastado y reducido con el tiempo, pero Superman sigue, setenta y cinco años después, tan invulnerable como entonces.

Originalmente Superman no era el chico bueno y celosamente circunscrito a la ley y al código ético humano que más tarde se convertiría en uno de los símbolos ficticios más representativos de la cultura estadounidense. El mesías de la humanidad, el azote de la tiranía enviado por Jor-El y Lara Lor-Van desde el extinto planeta Krypton nació de las mentes del escritor estadounidense Jerry Siegel y del artista canadiense Joe Shuster como un villano calvo con poderes telepáticos y una megalomanía que le impulsaba a ansiar el dominio del planeta Tierra. El Superman primigenio tenía más de un hipotético Mr. Hyde del profesor Xavier de X-Men que del superhombre honesto que tantas veces nos ha salvado la vida. Acabó siendo este último y Siegel y Shuster vendieron la propiedad intelectual de Superman a Detective Comics por ciento treinta dólares, hecho que les trajo muchos remordimientos y que les llevó a innumerables juicios hasta sus muertes en 1996 y 1992 respectivamente.

Superman abrió la senda al superhéroe moderno de una manera desproporcional que no ha podido ser cubierta por ningún gran campeón. Una superfuerza capaz de mover montañas, la habilidad de volar incluso dentro del sol, supervelocidad, superoído, superaliento, vuelo, poderes visuales y la capacidad de soportar impactos nucleares dada su invulnerabilidad a todo material excepto a la kryptonita verde. Sus atributos eran y son tan desorbitados que a lo largo de sus tres cuartos de siglo ha sido modificado incontables veces para poder plantear en sus aventuras retos que estuviesen a la altura del protagonista, y no cientos de metros por debajo. Solo Hulk, con su devastadora fuerza, su resistencia y su regeneración física posee tal alarde de cualidades. Y probablemente, y es una idea muy tentadora para muchos de nosotros la de enfrentarlos, ni siquiera sea equiparable al Hombre del Mañana de la megaciudad Metrópolis -en honor a la película de Fritz Lang de 1927-.

Como significante sociocultural, Superman es un inmigrante que trata de formar parte de la sociedad en la que vive, amoldándose a sus normas y planteamientos morales e incluso fabricando una doble personalidad que le facilite pasar desapercibido entre sus conciudadanos -Clark Kent, el retraído reportero local del Daily Planet-, pero irremediablemente condenado a sentir la soledad. Fue también, antes de que los supervillanos entraran en escena, un activista político y social de izquierdas que pateaba a políticos y empresarios corruptos. El personaje ha ido evolucionando y siendo más o menos respetados según en qué manos caía el héroe, pero su figura continúa siendo tan emblemática y patriótica como la del propio Capitán América.

2013 vuelve a ser el año del Hombre de Acero y la icónica 's' sobre el pecho volverá a los cines presumiblemente el 14 de junio. Tras la plana, plana y plana adaptación cinematográfica del superhombre de DC por parte de Bryan Singer (Superman Returns) en 2006, Superman ha caído en buenas manos. El Hombre de Acero, tal será el título de esta nueva entrega, está dirigida por Zack Snyder, quien ya ha adaptado para la gran pantalla novelas gráficas como Watchmen  (2009) de Alan Moore o 300 (2006) de Frank Miller con gran acierto, por muchas objeciones que pongan sus puristas e incluso el propio Alan Moore.

La producción corre a cargo de Christopher Nolan, quien ya resucitó al maltratado Batman con la trilogía cinematográfica de género superhéroe más espectacular de la historia: El Caballero Oscuro. Confiemos en que él y su guionista David S.Goyer lleven a este Superman por un guión más complejo que aquel tan decepcionante de Bryan Singer, Dan Harris y Mike Dougherty. Henry Cavill será Superman en una película donde también estarán Amy Adams, Russell Crowe, Kevin Costner y el extraordinario Michael Shannon. Gracias a algunos listos, el cine no cuesta precisamente diez centavos, pero este renacer promete. Feliz cumpleaños Kal-El.

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks