MICHAEL HANEKE, PREMIO PRÍNCIPE DE ASTURIAS DE LAS ARTES 2013

JUAN ANTONIO NAVARRO | 15 DE MAYO DE 2013 | NOTICIAS

Michael Haneke.














El cine de Michael Haneke es incontestablemente europeo. Muy alejado del lenguaje tradicional del cine comercial, sus obras destilan una autoría inconfundible que, como todo arte transgresor, genera adictos pero también bostezos y fastidio. El cine de Haneke desraiza al espectador de la comodidad del sofá y de las clásicas estructuras del cine de Hollywood y le hace sufrir hasta la exasperación, provocándole y planteándole preguntas para las cuales no obtendrá respuestas confortables. Michael Haneke es duro, y tan brillante en su dureza que los premios que recibe se cuentan por decenas. Tras un año magnífico en que ha obtenido el primer Oscar de su carrera por Amor, la revelación del primer Premio Príncipe de Asturias de 2013, el de las letras, vuelve a situarle en lo más alto de la cultura europea.

El Óscar a la mejor película de habla no inglesa que le arrebató con Amor a No (Chile), a Kon-Tiki (Noruega), a Un asunto real (Dinamarca) y a Rebelde (Canada) en la pasada edición de los premios de la Academia vino acompañado de una segunda Palma de Oro de Cannes en su carrera tras la obtenida con La cinta blanca (2009), del Globo de Oro y el Bafta a la mejor película extranjera, de cinco premios César y multitud de galardones emitidos por la crítica. Es su obra más exitosa de entre las tantas joyas que ha filmado en sus setenta y un años de vida, como aquella Funny Games(1997) que un buen amigo me recomendó contándome lo hermosa e insoportable que le había parecido -con un innecesario remake de 2007-, La pianista (2001), Caché (2005) o la propia La cinta blanca.

Michael Haneke creció en Austria pero su cuna está en Munich. Si Hovik guardaba al menos algo de razón al relacionar los orígenes con el comportamiento, como un elemento latente o despierto más del ADN, es fácil comprender la reiteración de la violencia en el cine de este profesor de Dirección de la Academia de Cine de Viena teniendo en cuenta las tantas batallas vividas en una ciudad como Munich. Pero la violencia en Haneke no es tanto física como psicológica, su origen es caprichoso e ilógico, turbando al espectador más por su significado que por su escenificación, y a menudo son personas aparentemente normales las que alcanzan tal grado de oscuridad.

Bajo esta manera de afrontar la violencia se esconde una de las tantas críticas que el cine del director austriaco refleja en sus cintas. "Yo he intentado dar al espectador una impresión real de lo que es la violencia sin convertirla en un producto de consumo. Y eso es muy difícil. A veces la violencia se consume con cierto gusto; eso me parece asqueroso. No me gustan mucho las películas de Tarantino. Su cinismo respecto al espectador me parece inhumano". También su manejo de la cámara, con esos planos estáticos y amplios y esas largas escenas que no anticipan ningún clímax y que pueden llegar a desesperar al espectador son rasgos distintivos de Haneke. "Cualquiera que sea la antítesis a la norma y a la forma convencional se le llama obsceno y provocativo. Así que espero que todas mis películas sean obscenas y provocativas".

Portaestandarte del cine de autor, Haneke se ha ganado ahora el aplauso de la comunidad cultural española imponiéndose en el Premio Príncipe de Asturias de las Artes 2013 al bailarín y coreógrafo cubano Carlos Acosta Quesada, a la perfomance serbia Marina Abramovic, al compositor estonio Arvo Pärt y al artista estadounidense Bruce Nauman, y compartiendo así el honor de otros cineastas como Luis García Berlanga (1986), Fernando Fernán Gómez (1995), Vittorio Gassmann (1997), Woody Allen (2002) y Pedro Almodóvar (2000) y de músicos como Paco de Lucía (2004) o Bon Dylan (2007).

Haneke tendrá que esperar a la ceremonia que tendrá lugar presumiblemente en el Teatro Campoamor de Oviedo durante el próximo mes de octubre para recibir el galardón. Por el momento ha declarado estar inmerso en la escritura del guión de su próxima película y ha agradecido a la organización y al jurado la distinción con una nota, en la que, entre otras cosas, decía esto: "Estoy profundamente emocionado y espero hacerme merecedor de esta gran distinción también con mi futuro trabajo". A ver quién se atreve a llevarle la contraria.

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks