MUSICALES EN MADRID

JUAN ANTONIO NAVARRO | 09 DE MAYO DE 2013 | REPORTAJE

Escena del musical The Hole. / LETSGO.

















Gran Vía no es Broadway. No existe el respeto ni la pasión por los teatros que abunda en la vieja guarida neoyorquina. Pero a diferencia de lo que ocurre normalmente con las obras de teatro, los musicales tienen un no se qué que llena las salas y entusiasma a todo el mundo. Su carácter popular, su lenguaje universal, garantizan su éxito incluso en una ciudad tan maltrecha en el ocio a causa de la crisis como Madrid, especialmente cuando visten un nombre con mayúsculas. "El Rey León" suena muy versal, ¿no os parece?

Probablemente sea el primer espectáculo que viene a la cabeza de un español cuando oye la palabra 'musical'. Es normal, catorce años sobre los escenarios de Broadway, sesenta millones de espectadores y premios aquí y allá como los Tony, los NY Drama Critics, los Grammy, los Laurence Olivier, los Moliére o los Broadwayworld Spain son razones suficientes para convertirse en el anhelo musicoteatral de cualquiera. Y no nos olvidemos de la película, cuya huella en el imaginario popular y especialmente en el repertorio emocional de quienes fuimos niños junto a Simba es por sí misma motivo de entusiasmo e ilusión.

El espectáculo, dicen, es inolvidable. Una puesta en escena brillante, colorida y cautivadora bajo el exotismo africano, las canciones de Elton John y Tim Rice y la música de Lebo M y Hans Zimmer, y un diseño artístico y de vestuario colosal. Todo un universo visual y sonoro dirigido por Julie Taymor encaminado hacia los mismos valores que aquella vieja -pero nunca envejecida- película de Disney despertaba: la vinculación de cada individuo con el resto de individuos y su entorno, la dependencia y la colaboración, el ansia por el gregarismo, el amor por la vida y la naturaleza. "Todos las criaturas dependen unas de otras, todos tenemos un lugar en el círculo de la vida".

Es la mayor producción musical jamás presentada en España, el Avatar o el Juego de Tronos de los musicales presentado por vez primera y única en nuestro país, y que lleva ya año y medio alojado en el Teatro Lope de Vega. A doscientos metros de allí, el Teatro Coliseum hospeda otros de los musicales más legendarios de la historia: "Sonrisas y lágrimas", que se despedirá de Madrid el próximo 2 de junio para desembarcar el 2 de septiembre en el Teatro El Tivoli de Barcelona.

La historia la conocen. María es una joven enamorada de la música que es enviada a casa del viudo capitán von Trapp a cuidar de sus sietes hijos, a los que libera de su férrea educación gracias a la música, los juegos y toda esa alegría despreocupada. Una vez todos, incluido el propio capitán, toman cariño a la novicia, la familia se ve obligada a huir ante la intención de la Alemania Nazi de invadir Austria, lo que le traería problemas dado el posicionamiento público contra el régimen de los van trapps. Una historia real con licencias ficticias. El musical, responsabilidad del vasco Jaime Azpilicueta, está basado en el libro La historia de los cantantes de la familia Trapp, de María von Trapp.

Pero este espectáculo no es nuevo, tiene cincuenta y dos años de representaciones a lo largo de los cuales ha sido visto por más de cuarenta y cinco millones de espectadores desde su primer pase en Broadway en el 59 de la mano de sus creadores: Richard Rodgers y Oscar Hammerstein II. La adaptación cinematográfica de 1965 por parte del director Robert Wise ha contribuido enormemente a la alimentación de un musical de por sí estelar y anacrónico con sus cinco Óscars y sus dos Globos de Oro. La historia lo vale. Sus canciones lo valen. Sus valores lo valen. Si la puesta en escena es, como dice todo aquel que tiene el placer de disfrutarlo, tan maravillosa, ¿qué más puede pedírsele?

Por último, e invirtiendo la dinámica: "The Hole" (El Agujero), que a diferencia de los anteriores, obras megalómanas que traen Broadway a nuestra Gran Vía, transporta al espectador del Teatro Caser Calderón al Nueva York más sinvergüenza. Una representación que aúna el teatro y el cabaret con ánimo distinguido pero provocador. En el cabaret "El agujero" tienen lugar espectáculos musicales en directo, números circenses no exentos de sensualidad, stripteases y una gran historia de amor, todo con un ánimo despreocupado y transgresor, huyendo de los tabúes.

"En estos días en que el lenguaje es políticamente correcto o al menos eso se intenta, donde se organizan escándalos con las frases que se publican en Twitter, queremos reivindicar el teatro como espacio de libertad donde se pueden decir barbaridades con ingenio y sentido del humor". Quien léeis es Paco León, quien junto a Yllana y Lets Go forman este proyecto atrevido y descarado que fluctúa entre la burlesque, el musical, la comedia y la fiesta bajo la batuta de los maestros de ceremonia -Paco León, Eduardo Casanova, Alex O'Dogherty, Ángel Ruiz y La Terremoto de Alcorcón- y el guión del artista Secun de la Rosa. Espectáculo con tintes bizarros. Ya lo dice el eslogan promocional: "Hay que estar en el agujero... para salir del agujero".

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks