ÁRBOL DE OJOS: "EL MERCADO COLOMBIANO ES ESENCIAL PERO NUESTRAS ASPIRACIONES TRASPASAN SUS FRONTERAS"

JUAN ANTONIO NAVARRO | 18 DE JUNIO DE 2013 | ENTREVISTA

Árbol de Ojos.

















Hay cierta ingenuidad en la manera en la que la música española mira hacia Latinoamérica. El deje imperialista de la conquista del mercado latino en el Nuevo Mundo por parte de nuestras bandas se nos antoja un hecho natural, cuando la triste -para nosotros- realidad es que es en países como Argentina, Méjico o Colombia donde el mercado musical crece bien nutrido mientras que en España amansa cada día más carencias. Nosotros pretendemos extendernos por lo que consideramos un segundo hogar, pero son bandas como Árbol de Ojos, nacidas y alimentadas en Colombia, las que cada vez más apuntan hacia nuestro país. Los tiempos están cambiando, que diría el bueno de Dylan. Junto a Telebit, Árbol de Ojos son el primer grupo colombiano en actuar en el Primavera Sound, ocasión que aprovechamos para ponernos al día. Nos va a hacer falta.

Para el inicio los inicios: algunos de vosotros venís de proyectos anteriores como Poca Ley o Código Rojo, que formasteis durante la adolescencia. ¿Tuvisteis que escapar del punk y su encapsulamiento?

Más que un escape fue una evolución de cada uno de nosotros como músicos y como personas. En esa época –y quizá todavía– junto con el punk escuchábamos también mucho grunge de bandas como Nirvana, Jane’s Addiction, Silverchair, entre otras. El punk fue un puente desde el cual empezamos un camino musical que nos llevaría a otros estilos y culturas musicales muy diferentes e incluso alejadas como el house, el drum n’bass, otras clases de música electrónica, el swing y el jazz de músicos como Miles Davis, John Coltrane y Charlie Parker, y más recientes como Medeski Martin & Wood. Después derivamos también en influencias occidentales, sobre todo anglosajonas, tanto de blues, folk y rock clásico, empezando por Los Beatles, pasando por Pink Floyd, Led Zeppelin, Bob Dylan, Cream, Bert Jansch hasta artistas de las últimas décadas como Queens Of The Stone Age, Foo Fighters, Beirut o Arcade Fire. También prestamos atención a las influencias del rock en español clásico y actual, desde Soda estereo y Los prisioneros hasta El Cuarteto de Nos, Cerati  y No te va a gustar. Y por supuesto estamos apoyando a los grupos colombianos de rock (donde nos incluimos), que salen con propuestas innovadoras como Telebit, Seis Peatones o Diamante Eléctrico. Pero nunca dejamos el punk y sus raíces. Lo que hicimos fue incluirlo dentro de una gama más grande de influencias que nos permitiera producir nueva música.

El nombre de Árbol de Ojos suena a pesadilla de Salvador Dalí. ¿Hay un concepto detrás o sencillamente sonaba bien?

Siempre contamos una historia diferente, a veces interesante, a veces ridícula, sobre el surgimiento del nombre. Árbol de Ojos no significa nada. No tiene nada que ver con nada. El nombre surgió de juntar palabras que no tuvieran significado ni lógica.

Zorro, vuestro primer álbum, fue publicado el pasado junio, cinco años después de formar Árbol de Ojos. Normalmente ocurre todo lo contrario. Las bandas noveles tienen urgencia por editar su primer trabajo. ¿Os tomáis con calma la aventura?

No. El álbum es un trabajo que a pesar de querer hacerlo con cierta urgencia terminó cocinándose en el punto adecuado. Y ha dado buenos frutos. Existe un afán por componer que debe pasar por los filtros de nuestro gusto, del mercado y del feeling que produce interpretar y grabar una canción específica. Árbol de Ojos sacó su disco después de sacar una serie importante de singles que nos llevaron a tener reconocimiento previo. Hoy queremos hacer música, pero lo que saquemos no será nunca a la ligera, sin descuidar la manera en que el mercado consume música.

En la cultura occidental el zorro representa la astucia, pero en la china representa al amante en una relación extramatrimonial. Picardía y un poco de malicia. ¿Qué puede tener un álbum de música de esto?

Tiene los dos elementos, el occidental y el de oriente. El zorro es la representación de lo que podemos llegar a ser como seres humanos. Nunca totalmente buenos, nunca totalmente malos. Sin embargo, teniendo en cuenta la educación judeocristiana -bastante ortodoxa- que recibimos en Colombia, en Latinoamérica y en muchos países occidentales, el zorro es la aceptación de la no perfección, del lado oscuro, de la realidad como ser humano. Y ya que me habla de China, si quiere que le hable en términos más orientales, es aceptar el yang como parte de lo que somos.

Habéis sido junto a Telebit la primera banda colombiana en actuar en el Primavera Sound, concretamente en la Tarima Adidas, dedicada a bandas emergentes. Nos consta que vuestro sueño es tocar en el legendario Festival de Glastunbury y que durante vuestra actuación en Barcelona había representantes de dicho festival. ¿Se llevaron la mejor impresión posible o no fue todo lo perfecto que habríais esperado?

La actuación fue exitosa. Como ya hemos vivido en otros escenarios, tuvimos el reto de abrir el festival en esta tarima, que al inicio tenía unas veinte personas, y terminó –gracias a la curiosidad de la gente de escuchar lo que sonaba–, con unos buenos cientos de oyentes. Cada vez más hemos trabajado nuestra puesta en escena y esto nos ha dado muy buenos resultados. Nada es perfecto pero nuestro mánager y los representantes de Colombia que nos acompañaron y nos facilitaron la participación en el Primavera hicieron un buen trabajo que esperamos se pueda palpar en poco tiempo. Estar en un Glastonbury no deja de ser un sueño, y seguiremos trabajando para estar ahí.

Después de tocar en uno de los festivales de música independiente más importantes de Europa, volveréis a Colombia. ¿Os duele dejar el viejo continente o todas vuestras aspiraciones comerciales pasan por Colombia?

Europa, además de ser un lugar increíble y tan variado en cada país, cultural y geográficamente, es un mercado al cual creemos que se puede llegar. El mercado español tiene puertas para Latinoamérica. Pudimos notar, por mensajes que nos enviaron y por el apoyo que nos dieron en el festival, que gente de Irlanda, Alemania, Italia, Reino Unido, Bélgica y Cataluña estuvieron encantadas con la banda. El mercado colombiano es esencial pero nuestras aspiraciones traspasan sus fronteras. Latinoamérica, Europa y Estados Unidos nos interesa comercialmente.

Hablando de comercialidad, en una especie de entrevista fotográfica para Terra decíais lo siguiente: "Hay varias canciones del disco con sonido comercial porque queremos que nos escuchen". ¿Ha sido natural o a costa de sacrificar vuestra honestidad?

No. Esta producción no ha implicado sacrificios de nuestra esencia. Es un lado comercialmente amable de lo que somos. No estamos sacrificando. Estamos siendo sinceros con una perspectiva comercial.

Otras declaraciones interesantes: "Sucede algo curioso con el rock: el público prefiere ir a fiestas que a conciertos; le es más divertido bailar con una banda que verla." Ya que no podemos cerrar las discotecas, ¿qué hacer para llenar los conciertos?

Ofrecer diferentes propuestas que se complementen y traigan públicos variados cobrando un precio que se amolde a la realidad del consumidor. También creo que emisoras, promotores y gestores culturales, así como los grupos musicales y el mismo gobierno, deben seguir impulsando la valoración de los conciertos como una manifestación cultural, para que sea socialmente deseada y económicamente viable. Esto poco a poco se ha ido logrando, pero es un proceso lento.

Nuestra imagen de la escena musical latinoamericana es muy difusa. Aquí en España los artistas están aisladas respecto al resto de países de Europa por una cuestión idiomática. ¿Provoca el español una mayor retroalimentación entre la música de los distintos países de América Latina?

Sí. La homogeneidad de la lengua facilita crear referentes nacionales y regionales que permiten a las bandas darse una autocrítica y tener nuevas influencias. También facilita el contacto entre músicos de diferentes países y el acercamiento de la industria. Algunos países de América Latina tienen más desarrollada la industria y su oferta musical que otros. Sin embargo, el español es una ventaja para la colaboración y para crear espacios y públicos que hablan una misma lengua. Aún así, Brasil no puede dejarse aparte. Es un mercado gigante con una lengua muy similar, con grandes referentes y ejemplos a seguir.

Vuestras letras tratan lo personal, lo social e incluso lo político, pero decía Camilo Maldonado una vez que el nexo entre todo ello es el placer, que esencialmente vuestras letras hablan del placer como motor de la vida. ¿Qué hacéis cuando no estáis entregados al placer? ¿Buscándolo?

Las letras de Zorro son una visión personal de nuestro vocalista. Existen cosas que tomamos de esas letras que se aplican a la vida del resto de la banda y otras menos. Sin embargo, el placer en todos los ámbitos de la vida y de la cotidianidad es un elemento que consideramos un estímulo para las decisiones y las acciones de cada ser humano. Visto el placer desde la perspectiva del hedonismo en sus diferentes derivaciones y en la interpretación que cada uno le quiera dar. Estamos entregados al placer pero no siempre se tiene. Si no hay placer, siempre se va a buscar. Al encontrarlo se genera satisfacción que a veces se confunde con felicidad. Los seres humanos en general, actúan, sienten y piensan a partir de estos estímulos.

Sobre el álbum que os llevaríais al lecho de muerte mencionasteis una vez al Sticky Fingers de The Rolling Stones, al White Album de The Beatles y al Wish You Were Here. ¿Pero cuáles os levantarían de la tumba cual caminantes?

Con el London Callingde The Clash; con el White Album de The Beatles; con el Wish you were here de Pink floyd; con el Nevermind de Nirvana; y con el Marquee Moon de Televisión.

Para acabar: uno de vuestros referentes musicales es Josh Homme y su banda, Queens of the Stone Age. Este año publican álbum y presumiblemente saldrán de gira. Si os eligiesen para viajar con ellos y telonearles a lo largo de toda ella, ¿soportaríais el impacto cardíaco?

Sin pensarlo. Hemos estado siguiéndoles de cerca. De hecho se presentan estos días en el show de Live on Letterman. Pero no solo Queens of the Stone Age, también las bandas que le rodean, entre las que están Eagles of Death Metal, Foo Fighters y sus antecesores, Kyuss, son influencias importantes de grabación, de presentación en vivo, de manejo de redes sociales, de acercamiento a otros músicos. Son uno de los buenos referentes de aprendizaje que tenemos.

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks