EMOCIONANTE Y DIVERTIDO PARA LOS QUE AMAN LOS PERROS

NATALIA CANO | 01 DE JULIO DE 2013 | LIBROS

Me llamo Lucas y no soy un perro de Fernando Delgado. / DESTINO.













Muchos autores de todos los tiempos, desde los fabulistas clásicos a Paul Auster, pasando por Cervantes, han dado voz a los animales y, en especial, a los perros para ofrecer una visión distinta de la realidad, de la condición humana desde fuera. Son novelas que indagan en la identidad, en la sociedad con una mirada nueva, inocente y extrañada. Fernando Delgado se une a este selecto club de autores y se pone también en la piel de un perro para crear un relato sencillo, original, divertido y muy emocionante. Me llamo Lucas y no soy un perro es un bello libro lleno de sensibilidad que, a través de la mirada ingenua y sabia de Lucas, nos habla de temas tan eternos como la familia, las mentiras, las rencillas, la hipocresía social, la incomprensión y la sordera selectiva que nos impide entendernos.   


 “Me habría gustado que las personas se pusieran en mi lugar, que lo veo todo desde abajo y lo oigo de distinta manera, para que supieran lo que se repiten los humanos y lo pesado que es un abuelo sin conversación”. 

Me llamo Lucas y no soy un perro se va convirtiendo a lo largo de sus páginas en una especie de  novela picaresca del siglo XXI en la que el pícaro camina a cuatro patas y tiene que buscarse la vida en una calle inhóspita y salvaje, en el reino del sálvese quien pueda. Pero la novela  es, sobre todo, un libro para los amantes de los perros, para todos aquellos que saben que les entienden y que solo les falta saber hablar. Y también para aquellos que no, para los que sienten una indiferencia a veces cruel por estos seres a veces más humanos que los propios humanos.   

Las citas que acompañan el libro y abren cada capítulo son el homenaje de diversos autores de todos los tiempos a los perros; escritores con la inteligencia y la sensibilidad suficientes para apreciar el valor de estos silenciosos y generosos compañeros de la raza humana, en especial este bellísimo epitafio de Lord Byron que cierra la novela:   

“Cerca de aquí reposan los restos de un ser que poseyó la belleza sin la vanidad, la fuerza sin la insolencia, el valor sin la ferocidad y todas las virtudes del hombre sin vicios. Lord Byron”.

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks