JOSE LUIS ALGAR: " YA VENÍA BIEN UN POQUITO DE EGO DESPUÉS DE UN DISCO ENTERO ARRASTRÁNDOME"

JUAN ANTONIO NAVARRO | 09 DE JULIO DE 2013 | ENTREVISTA

Jose Luis Algar. / YAGO PARTAL.
















Jose Luis Algar compuso y grabó en acústico Cuando pasa lo peor (2011) en pijama, en el calor de una habitación con olor a té. El título de la maqueta puede llevar a engaño: Cuando ya ha pasado lo peor, sería otra manera de entenderla. 'Lo peor' fue un resfriado que se extendió intensa y largamente por sus canciones hasta que milagrosamente empezó a recuperarse. Hizo planes, algunas cocidos durante la época de pañuelos y mocos, salió de su habitación, entró a un estudio y los anotó en Planes para después de un resfriado (2013). Por no contradecirse a sí mismo, algunos planes no resultaron todo lo luminosos que habría querido. Pero más vale ser sincero y triste, que crítico e irreal.

"Mi sueño es que me apadrine una marca de ropa de tallas grandes"

Este Planes para después de un resfriado tiene un arranque, a tu manera, optimista. Pero después de hacer el amor con ese algo de alegría viene el 'onme animal triste post coitum', inevitable en las almas melancólicas. ¿Tendencia innata o una mala época?

Creo que es una tendencia innata en mí. Siempre pienso que todo me va a salir fatal, así que luego, cuando sale bien, la alegría es doble. La gente que me conoce me dice que no tengo que ser tan pesimista, pero es imposible. No puedo obligarme a no ser pesimista igual que no puedo obligarme a medir un metro cincuenta.

Sea como sea, algo permanente o temporal, la manera de expresarlo es muy auténtica, alejado de cualquier misticismo. Tal vez porque te desnudas, y lo haces de una manera sentimental, te etiquetan de 'moñas' ("¡Hola mi amor!"). Es el precio a pagar por la sinceridad. ¿Las letras crípticas buscan embellecer el mensaje o esconder al autor?

He conocido a mucha gente que hace letras crípticas porque les parecen más bonitas o creen que la gente se las tomará más en serio porque no se entienden. En mi caso paso de hacer “gongorismos” y tiro por lo sencillo y lo sincero. Quizás si fuese más críptico no me costaría tanto cantar luego las canciones. Enmascararía lo que quiero decir y sería todo más fácil.

Lo de esconderse huele mucho a inseguridad. Tú no te escondes, pero citas a Martirio de La casa de Bernarda Alba de Lorca para definirte: "Yo hago las cosas sin fe pero como un reloj". Citando a Paul Newman en Veredicto final: "Actúa como si tuvieras fe y la fe nacerá en ti". Con Planes para después de un resfriado en el mercado, ¿nació al fin la fe en ti mismo?

No, para qué te voy a mentir [ríe]. Como he dicho antes, yo siempre creo que todo me va a salir mal y no puedo evitarlo. Pero por suerte, eso no hace que trabaje menos o peor, al contrario, me esfuerzo mucho. No le doy más importancia de lo que tiene; yo voy trabajando aunque piense que todo acabará fatal.

"La inspiración es un momento de lucidez donde encajan todas las piezas después de estar mucho tiempo pensando en algo"

Hablaba antes de la tristeza de la cara B de Planes para después de un resfriado, pero en "Lo mejor" pareces hacer redención y comunión con lo pasado. Es tristeza, pero tristeza sin odio. ¿No supone la falta de rabia un lastre para la superación?

“Lo mejor” es una canción que nace después de la rabia. Ya no hay tristeza, ya no hay odio. Más que tristeza, queda la pena por la otra persona. Es una cosa muy ególatra, algo así como “siento pena por ti porque ya no estaré a tu lado”. Pero oye, después de una maqueta y un disco entero arrastrándome ya venía bien un poquito de ego [ríe].

A pesar de esa tristeza, el ritmo y la melodía de Planes para después de un resfriado lucen por lo general tonalidades muy vivas y joviales, salvo quizá "Cosas que dejaste en mis cajones", esa especie de regodeo en el dolor. ¿Te cuesta llevar la tristeza a lo instrumental o pretendías generar ese contraste?

“Cosas que dejaste en mis cajones” es melodrama. Es el canto a una ruptura por adelantado y en ella hay muchos fantasmas. Y es lo de siempre; cuando estoy bien no puedo evitar pensar que en cualquier momento todo puede irse a pique.

"Como no tenía dinero para grabar en un estudio decidí invertir ochenta euros en un micrófono de condensador, un previo, cables, un soporte de micro y un antipop". El cambio de grabar en la habitación rodeado de té y en pijama a grabar en un estudio, ¿ha sido traumático o natural?

Ha estado genial, la verdad. Además el productor, Pau Romero, me lo ha puesto todo muy fácil y ha sido un gustazo trabajar con él. Grabar en un buen estudio con una persona como Pau sirve para que las canciones crezcan, para tomar ideas nuevas y para ordenar las que tienes. Sin Pau el disco no sonaría así.

"Paso de hacer 'gongorismos' y tiro por lo sencillo y lo sincero"

"Tuve que comer mucho arroz para poder pagar el disco". Amar la música en tiempos de cereales. ¿Nunca te planteaste financiarlo a través de crowdfunding?

Sí pero no. Me explico. Estuve buscando información sobre el crowdfunding, pero me tiró para atrás una cosa: ¿y si ponía en marcha una campaña de crowdfunding y nadie ponía ni un duro?

Me consta que te gusta diseñar y realizar cartelería. ¿El arte de Planes para después de un resfriadocorre de tu parte o has relegado la tarea? ¿De ser esto último, por qué?

En mi web (www.algarart.es) voy subiendo los trabajos que hago. El diseño de Planes para después de un resfriado es un trabajo conjunto de mi hermano y mío. Las fotografías son de Yago Partal. Mientras iba componiendo el disco iba pensando en el diseño del disco, así que cuando llegó el momento de materializarlo fue una cosa muy rápida.

Hace unos días la revista Yorokobu publicaba un artículo sobre el beardvertising o barbadvertising, esto es, colocar en la barba pequeños anuncios publicitarios. Solo apto para hipsters. Tal y como están las cosas, tal vez no tardemos mucho en ver a Fleet Foxes, Iron & Wine o Father John Misty haciendo barbipublicidad. ¿Cómo lo ves?

Casi prefiero que me lo ofrezcan a mí, ¿no? [ríe] Seguro que necesito más el dinero. Mi sueño es que me apadrine una marca de ropa de tallas grandes.

"No puedo obligarme a no ser pesimista igual que no puedo obligarme a medir un metro cincuenta"

Bernie, el cantante de Showpay, se lleva la grabadora a la ducha por si se le ocurre alguna melodía. En tu caso, tienes que salir enjabonado para sentarte al teclado. ¿Es muy habitual esta escena en casa de Jose Luis Algar?

Nunca he creído en la inspiración. La inspiración es un momento de lucidez donde encajan todas las piezas después de estar mucho tiempo pensando en algo. La putada es que ese momento lúcido ocurre cuando menos te lo esperas. Por suerte tengo el móvil y cuando ocurre le doy a grabar y canto o explico mis ideas al aparatito. El tema “Lo mejor” se me ocurrió en un autobús y tuve que ponerme a cantarlo delante de todo el mundo para que se escuchase en el móvil entre las charlas de la gente y el ruido el vehículo.

Te gustan los videojuegos, la música, y has declarado en Twitter que los videoclips en directo son el futuro. ¿Qué tal combinarlo todo y grabar un gameplay cantado?

[Ríe] Sería muy freak. Pero nunca se sabe…

Para cerrar, Jose Luis, ¿ha pasado el resfriado o la enfermedad es crónica?

Es crónica y es una cabrona. Se esconde y espera. El día que estoy mejor me salta encima de nuevo.

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks