LA FUSIÓN COMO FISIÓN: NYA DE LA RUBIA

JUAN ANTONIO NAVARRO | 23 DE JULIO DE 2013 | ENTREVISTA

Nya de la Rubia. / TVV.
















Rostro paradigmáticamente andaluz: cabello, mirada y sonrisa provistas para el cante jondo. Pero cuidado, porque depende de por donde empiece, la apariencia flamenca se confirma con el cante o se desmorona con el flow. Son solo apariencias. Moléculas estéticomusicales girando alrededor de un ente enteramente impuro, resultando con su fusión una energía joven y vital. La evolución de la mezcla es continua; los átomos del flamenco y del rap se redistribuyen. Es Nya la Rubia, surgida de ese vórtice de talento que es el barrio de Triana, y acaba de publicar su primer álbum.

"La calle, las vivencias y lo que te rodea es lo que te hacer ser y aprender lo que uno quiere, y eso no se puede comprar"

No me gusta caer en preguntas clichés, pero realmente no he encontrado la pregunta, ni la respuesta, en ningún otro lugar. ¿Por qué Nya de La Rubia? ¿Es por contradecir?

Nya surgió por mi nombre, que es Estefanía. La 'y' la puse para que rompiera, como hace mi música. Y mi apellido es de la Rubia. Me pareció original y bonito y así se quedó.

Desgraciadamente, hay una rotura generacional entre el hip hop y el flamenco. Puede pensarse que este tipo de fusiones incitan a los amantes del rap a aceptar el flamenco y viceversa, pero es más posible que la fusión excluya a los puristas de ambas músicas. ¿Eres consciente de que tu estilo delimita enormemente tu público?

Soy muy consciente de ello, pero es que yo hago lo que me nace y me gusta, y seguro que aunque sean pocas las personas como yo, lo disfrutaremos porque tiene que haber de todo.

¿Fusionas por nostalgia, por no poder desentenderte de ninguna de tus raíces, o por entender la música precisamente desde la simbiosis?

Fusiono porque me nace, porque me gustan los diferentes estilos. Soy muy cañera instrumentalmente y me meto en cualquier sonido, dejándome llevar. A veces soy más flamenca y otras más roneante, nunca mejor dicho.

"El rap puede ser muy divertido, tan romántico como la poesía"

Estarás cansada de que te comparen con otros referentes del rap flamenco, especialmente con una que tú y yo sabemos. La pregunta es: ¿tus referentes artísticos han sido representantes puros de los géneros que mezclas o directamente este tipo de artistas fusionadores?

Todo en la vida te hace tener referente e ideas. Mi madre me mostró esa fuerza, ese carácter raíz que yo muestro con el flamenco. Ella es realmente mi referente: la música popular, la que tú eliges, la que llega a tu oído. Esa es la que te hace tener referencias, y yo me dejo llevar por lo que me sale sin pensar.

Tras leer numerosas críticas de tu álbum debut, y homónimo, la impresión que me llevo es que la prensa confía más en tu evolución que en tu momento actual, como si esperasen que en algún momento del camino dejes atrás ese lado más callejero y explotes tus raíces más académicas, como el flamenco o el soul. ¿Y tú?

Nunca se sabe lo que nos va a deparar el futuro. Está claro que este es un disco donde muestro mi pasado y mi presente. Esta soy yo. El día de mañana seguiré siendo yo pero no puedo saber de qué manera. Estoy a gusto con lo que hago y creo que eso es lo fundamental.

Lo que si es cierto es que las fases del disco en las que exploras tu voz, en la que aparcas el rap y cantas, como en "Callejuelos", son las más significativas. ¿Disfrutas más rapeando o cantando?

Sinceramente, disfruto de dos maneras diferentes. El rap puede ser muy divertido, tan romántico como la poesía. Y el cante es de dentro; lo siento con mucha fuerza. Como te decía antes, en diferentes circunstancias eres de una manera o de otra.

"Eso es lo bonito, que cada persona sea libre de hacer sin que nadie le juzgue"

Tienes que confirmarlo para que tus seguidores se lo crean. ¿De verdad eres tú la que aparece en los videoclips de "Alahabibi" de Hakim y de "Bulería" de David Bisbal? ¿Cómo llegaste hasta ahí?

[Ríe] Sí hijo, soy yo, pero en "Bulería" ni se me ve. Tenía dieciséis años, fui a un casting como bailarina y salió ese trabajo. La verdad es que fue muy divertido.

Emigraste de Sevilla a Madrid buscando tu oportunidad, y hace poco escribías en tu página web que "el verdadero éxito en estos tiempos es atreverse". Teniendo en cuenta esto, ¿cuán exitosa es Nya La Rubia en este momento?

Es una frase de Paco Ortega. Atreverse. La verdad que soy muy atrevida y como me comentabas antes, mi estilo puede ser para un público pequeño, o no, nunca se sabe. Por ahora va todo muy bien, gracias a una promoción muy buena que me está dando a conocer: Te VeO Venir y Promoción Sin Frontera, gracias a Dulcimer Song y Sony ATV.

Nacer en el famoso Barrio de Triana, tener una madre cantaora de copla y un padre guitarrista de flamenco debe determinar completamente. De ahí no puede salir una agente de bolsa. ¿Qué opina tu círculo flamenco de la mezcla a la que lo sometes tú?

[Ríe] Pues podría salir pero no fue así. Mi círculo flamenco lo admira y lo respeta, y eso es lo más bonito que hay, que cada persona sea libre de hacer sin que nadie le juzgue. En la peña flamenca donde solía ir, las personas que me escuchaban me pedían que cantara de nuevo, así que algo debe de gustar.

"No importa que te digan 'te quiero' si luego no te están queriendo bien, si no te están cuidando"

"A veces no importa el querer si no sabes la manera de hacerlo bien". Esto tiene trampa, Nya. ¿Puede quererse de verdad y quererse mal?

Me sorprende mucho esta entrevista. Eso es de un tema que aún ni he terminado; qué ilusión me hace, de verdad. Cada uno va lo entender libremente, que eso es lo bonito, dejarlo abierto. En mi caso no puedo querer mal. Es contradictorio querer mal a quien se quiere, pero hay personas que no saben hacerlo, que se cierran en sí mismos y solo ven su egoísmo, el sentirse mejor ellos mismos sin pensar en la otra persona. No importa que te digan 'te quiero' si luego no te están queriendo bien, si no te están cuidando. Espero que se entienda.

"Pienso que estamos solos en esta ciudad donde te comen los adentros". ¿Te ha devorado el alma la gran ciudad?

No es eso. Cuando tu familia es tu apoyo pero estás lejos o no te entienden a veces, te sientes solo contigo mismo, y tienes que vivir pensando que eres tú y tu soledad. Y la soledad y yo no nos llevamos tan bien. Es mi mayor temor y al mismo tiempo mi aliada en muchos momentos. Por eso mismo, a veces me come. Esto lo sentí en Madrid, porque estaba sola en esta ciudad que a veces llega a ser estresante, y estaba demasiado conmigo misma.

He oído a mucha gente mencionar aquello de la universidad de la calle. ¿Tiene matrículas tan caras y profesores tan vagos como la universidad de verdad?

¡Qué bueno! A mí no me ha costado ni un duro. [Ríe]. La calle, las vivencias y lo que te rodea es lo que te hacer ser y aprender lo que uno quiere, y eso no se puede comprar. Pero formarse siempre es bueno. Yo me formé en artes escénicas dos años y me hubiese gustado formarme mucho más en el campo musical, pero sin dinero, por desgracia, no hay nada que hacer, al menos no lo que uno quiere estudiar. La vida, la vida que uno vive, es la que te enseña.

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks