UN VERANO TELEVISIVO

JUAN ANTONIO NAVARRO | 01 DE JULIO DE 2013 | REPORTAJE

Dexter. / SHOWTIME.















La enésima batalla de las cadenas estadounidenses por la hegemonía de las series comienza este verano. Los meses de julio y agosto ya no serán más una montaña tediosa -televisivamente hablando, claro- que escalar hasta alcanzar las sorpresas y los regresos que septiembre trae consigo. Ya no hay respiro. Las productoras combaten con algunas de sus mejores armas por atrapar a una audiencia que huye de los cines y las fórmulas constreñidas de la película tipo estadounidense para entregarse fervorosamente a un formato que, de tanto en tanto, regala joyas difíciles de ver en Hollywood.

Todo esto, el verano y sus bombas digo, llega tras una temporada floja en lo que a estrenos se refiere. Las propuestas estadounidenses, a excepción tal vez de la House of Cards (Netflix, 2013) de Kevin Spacey, se han visto superadas por la calidad de algunas series europeas como Les revenants (Canal +, 2012), Utopía (Channel 4, 2013), In the Flesh (BBC, 2013) o Vikings (Coproducción Irlanda-Canadá, 2013). Nada podemos celebrar de los productos patrios, pero a quién podría sorprender esto.

La temporada estival llega también tras regalarnos una segunda temporada de Black Mirror (Channel 4) algo más floja que la primera, pero muy por encima de la gran mayoría de oferta televisiva del año, que nos dejó sorpresas como la decepcionante segunda temporada de Girls (HBO) o la maravillosa reinvención de American Horror Story (Fox), que pasó de la casa encantada de la primera temporada a un inquietante hospital psiquiátrico de los años 60.

Han dado para mucho estos últimos meses, en los que hemos tenido tiempo para hastiarnos con un The Walking Dead (AMC) zombie, en el peor sentido de la palabra; para descubrir al fin a la madre de los hijos de Ted Mosby; para ser educados sobre cómo elevar desde la normalidad a la notoriedad una serie televisiva con Shameless (Showtime) y sobre cómo mantener el nivel de una serie endiosada con Homeland (Showtime); para romper cualquier presupuesto que tuviésemos de Game of Thrones (HBO) con un episodio que pasará a la historia de la televisión, enmarcado, eso sí, en una tercera temporada regular; y claro está, para deleitarnos con una tercera temporada de Boardwalk Empire (HBO) para la que no tenemos palabras.

Pero frotemos la piel y eliminemos la nostalgia porque el verano promete. El regreso, el gran regreso, será la segunda parte de la quinta temporada de la aclamada Breaking Bad (AMC), que cerrará la serie con ocho episodios finales que comenzarán a emitirse el 11 de agosto. La expectación es titánica. Walter White se ha convertido en un icono absoluto de la televisión a la manera en que Tony Soprano lo hizo varios años antes. Como decía el propio Bryan Cranston en un tuit a raíz de la muerte de James Gandolfini: "Es fácil. Sin Tony Soprano no hay Walter White". Una de las cinco mejores series de la historia que merece un final a la altura. No lloverá al gusto de todos, pero lloverá. O eso esperamos algunos.

También regresa para despedirse Dexter (Showtime), que se enfrenta a su octava y última temporada con gran parte de su público dividido entre los enamorados y los desenamorados que un día estuvieron enamorados y que suplican por el final de la serie. Para quedarse, esperemos que un par de temporadas más, vuelve el 17 de julio la expedición periodística de Aaron Sorkin The Newsroom (HBO), que ya nos abrió el apetito hace un par de semanas con un tráiler de lo más simbólico. Luther, el drama policíaco de la BBC, volverá también durante el mes de julio con su tercera temporada. Otros títulos de renombre como Mad Men (AMC), True Blood(HBO) o The Killing (AMC) ya han vuelto a las parrillas durante este mes de junio y nos acompañarán hasta finales del verano.

La otra buena noticia, además de tanto regreso, es la cantidad de debuts previstos para los meses de julio y agosto, meses que pueden salvar el área de los estrenos de 2013 tras unos decepcionantes primeros meses. Os presentamos algunas de las novedades: Under the Dome (Amblin Entertainment), la adaptación de Brian K. Vaughan de la novela homónima de Stephen King, focalizada en una ciudad atrapada en una misteriosa semiburbuja de fuerza invisible; The Bridge (FX), versión estadounidense de la serie sueco-danesa Bron, alrededor de dos policías, una frontera y un psicópata; Low Winter Sun, la gran apuesta de la AMC, adaptación de la obra homónima británica; u Orange is the New Black (Lionsgate Television), comedia dramática basada en las memorias carceleras de Piper Kerman. Feliz verano por capítulos a todos.

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks