ÁMSTERDAM, LA CIUDAD DE LOS CANALES

CAROL MARTÍNEZ | 09 DE OCTUBRE DE 2013 | VIAJES












Ámsterdam es una ciudad de contrastes que se creó partiendo del dique (Dam) construido sobre el río Amstel en la Edad Media, de ahí proviene su nombre el dique del río Amstel (Amstel-dam). Sus típicas casas de ladrillo con no más de tres plantas, se disponen a lo largo de los canales que en forma de semicírculo forman el centro de la ciudad. El agua es elemento fundamental para entender a ciudad, incluso el país de Holanda.

Centrum

Cuando vas en el tren que te lleva del aeropuerto de Schiphol a la estación central de Ámsterdam no puedes hacerte una verdadera idea de lo que vas a encontrar más adelante, aunque se vislumbra la arquitectura vanguardista holandesa referente en todo el mundo. Una vez en la estación central lo mejor es bajar a la plaza Dam donde puede empezar el recorrido por la Venecia del Norte.

A través de a Damrak llegamos a la plaza Dam donde hay tres elementos a destacar, el Palacio Real, la Catedraly el monumento a los caídos en la Segunda Guerra Mundial. De los tres el más impresionante es la catedral de estilo gótico flamígero. Llama la atención porque en la actualidad es un museo pues no hay que olvidar que Holanda es un país de confesión protestante y el concepto de los espacios religiosos difiere del católico al que estamos acostumbrados.

Muy cerca de esta plaza encontramos el famoso Barrio Rojo, lugar donde la prostitución controlada se mezcla con los coffee shop en los que se pueden consumir y comprar drogas blandas y los bares donde los universitarios van a tomar cervezas después de clase. También cercano se encuentra la zona gay y el barrio chino. Sin duda alguna Ámsterdam es una ciudad muy liberal y respetuosa y eso queda patente al pasear por estas calles.

La ciudad y sus museos

Desde la plaza Dam se accede al Museo de la ciudad de Ámsterdam (Ámsterdam Historich Museum) a través de la Kalverstraat, calle en la que encontramos los escaparates más populares por todos conocidos. Dicho museo merece la pena ser visitado pues en él podemos comprender de manera didáctica la evolución de la ciudad y de sus ciudadanos a lo largo de la historia y hasta nuestros días. Antes de llegar a las puertas de los dos Museos por excelencia de Ámsterdam, os proponemos una parada en el Voldelpark, para pasear entre árboles centenarios.

Ya en Museumplein se pueden visitar quizás los dos museos más famosos, junto con la casa de Anna Frank, de la ciudad. El Rijkmuseum y el Museo Van Gogh. El primero contiene las obras más importantes de Rembrandt y el segundo, como su propio nombre indica, las del impresionista Van Gogh, ambos situados en la plaza de Museumplain donde poder jugar un partido de fútbol con los amigos o sencillamente tumbarse en la hierba y relajarse.

Una vuelta en bici

Ámsterdam es una ciudad pequeña que se puede conocer a pie fácilmente, sin embargo es toda una experiencia recorrerla en bici. Al ser una ciudad inminentemente llana el medio de transporte más frecuente es la bicicleta. Todo el mundo tiene una, para desplazarse hasta en los días más crudos del invierno. Resulta muy curioso ver cómo los padres llevan a sus hijos en carros adaptados a las bicis como lo más normal del mundo. Pero para el turista montar en bici por la ciudad puede resultar arriesgado pues, aunque hay muchos kilómetros de carril bici, las calles también contienen el tráfico de tranvías, coches y autobuses. Aún así merece la pena atravesar puentes y mirar los canales desde la altura de la bicicleta.

Para reponer fuerzas en la bici es muy frecuente que un holandés pare en una de las máquinas de FEBO que hay repartidas por toda la ciudad para comer una croqueta por 1€, mientras van pedaleando.

Una cerveza en cualquier bar

La cerveza es otro de los emblemas de la zona de los Países Bajos. En el caso de Holanda la más conocida por todos es la cerveza Heineken. En cualquiera de los bares de Ámsterdam una cerveza no debería costar más de 3 €, pues es uno de los elementos fundamentales no sólo de la cultura sino también de la vida.

Por la noche los bares y discotecas de la ciudad se llenan de gente para escuchar las últimas tendencias de la música techno y a los Dj más afamados de Europa. Salir en bicicleta por la noche es toda una aventura. La fiesta se puede prolongar hasta altas horas de la madrugada en bares clandestinos conocidos por unos pocos, pero por lo general a las 3 de la madrugada cierran la mayoría de los locales.

Merece la pena ir a visitar la ciudad no sólo por ver la mezcla de arquitectura tradicional y vanguardista o por los museos. Vale la pena intentar formar parte de un ambiente en que la libertad bien entendida por todos da paso a la sensación de seguridad. Una ciudad en la que poder perderse sin ningún tipo de reparo. Divertida y liberal, tradicional y seria.

Recomendaciones

HOLLAND PASS. Guía para descubrir Ámsterdam. Ahorro en la entrada a museos, monumentos, tours, sitios de interés,... Descuentos en restaurantes, visitas guiadas, tiendas de recuerdos, alquiler de bicicletas,... Ticket gratuito para el Autobús Turístico de Ámsterdam. Con los tickets Holland Pass, se evitan las colas, entrada preferente. Entre 26,00 - 52,00 €.

Aeropuerto de Schiphol - Ámsterdam Central Station. Tren 3,80 €.

Museos. Van Gogh Museum, Hermitage y Rijksmuseum.

Canal Bus - Hop on hop off (24 horas). Para conocer Ámsterdam desde los canales más representativos y disfrutar de los lugares más interesantes de la ciudad.

Hoteles. ROBERT RAMON. Relación calidad - precio aceptable. Excelente ubicación.

Comer. SOUP ENZO. Deliciosas sopas. Para acompañar bocadillos y ensaladas. Entre 3,60 - 6,00 €.

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks