REFLEXIÓN SOBRE LAS OPORTUNIDADES, JUVENTUD Y AMOR

NATALIA CANO | 14 DE OCTUBRE DE 2013 | LIBROS












ESE INSTANTE DE FELICIDAD
FEDERICO MOCCIA. PLANETA, 2013.

Federico Moccia es uno de los fenómenos editoriales más asombrosos de los últimos tiempos. Sus novelas se han convertido en referente para el público más joven, que se ve reflejado en las historias como nunca antes. 

Contada en primera persona, el lector asiste a ese proceso tan personal y tan especial de la ruptura de un amor y el encuentro y la cristalización de uno nuevo. Como es habitual en Moccia, el autor muestra sin tapujos la realidad de una sociedad cambiante, urbana, muy viva. Sus personajes son reales, cercanos, con debilidades y sueños que el lector identifica como propios. Sabe plasmar con una especial habilidad los sentimientos y las emociones de los jóvenes, en especial del protagonista de esta novela, Nicco, arquetipo de la juventud europea de hoy en día, una juventud sin prejuicios, libre y alegre, una juventud de empleos precarios pero que sabe buscarse la vida y disfrutarla. 

Moccia presenta unos jóvenes que viven el amor de muy diversas maneras. Nicco y Gio son las dos caras de esa misma moneda: la primera, reflexiva, responsable, romántica y amable; la otra, la de Gio, jaranera, loca, generosa, desvergonzada y enamoradiza. La vida, el amor, nos dice Moccia, están hechos de instantes de felicidad, instantes nimios, sin importancia, instantes que pasan desapercibidos pero que, al recordarlos, hacen que la vida merezca la pena.   

A pesar de ser quizá su novela más intimista, pues el autor explora las emociones y recuerdos del narrador protagonista. Ese instante de felicidad, como es habitual en Moccia, se convierte en una novela coral, casi en una crónica de la primera generación del siglo XXI. Así, esa intimidad que ofrecen las reflexiones de Nicco sobre el amor, la paternidad o el destino, se ve truncada constantemente por la actualidad. Como en sus anteriores novelas, el autor otorga un papel fundamental a la cultura urbana: la música, el cine, las letras de canciones, los restaurantes de moda, la comida, la ropa... están siempre presentes en la acción, la complementan y le dan una dimensión real y cotidiana. 

En este caso, muy especialmente, la comida se convierte en un elemento fundamental de la historia. En Ese instante de felicidad, el autor se revela como un auténtico gourmet, un eficaz propagandista de la comida italiana más urbana y sofisticada. Los restaurantes que aparecen en esta novela configuran un suculento mapa gastronómico a tener en cuenta a la hora de visitar las principales ciudades italianas. Así, la novela es un auténtico himno a la cocina italiana, esa cocina que va mucho más allá de las pizzas; una cocina que no se conoce tanto fuera y que los personajes de su novela degustan en los restaurantes mas auténticos de Roma, Venecia, Florencia y Nápoles. Con esta novela, Moccia se convierte en el mejor guía turístico de la Italia más joven y sofisticada

En este sentido, podría decirse que Ese instante de felicidad tiene dos planos narrativos: por un lado, una novela intimista que narra un momento difícil en la vida de su protagonista, que comparte con el lector miedos, deseos, recuerdos y amores, y un segundo plano en el que Roma es un magnífico telón de fondo, sin duda un protagonista más, con sus plazas, cafés, restaurantes y discotecas. 

Ese instante de felicidad, como el resto de la obra de Moccia está llamada a convertirse en otro fenómeno editorial y social. Tanto es así, que el autor ha abierto una especie de concurso para que sean los lectores españoles quienes decidan en que lugar de España tendrá lugar la continuación de esta historia de amor. 

Una novela, en definitiva, moderna, urbana, romántica y sensual, muy sensorial y divertida. Una reflexión sobre las oportunidades que se presentan en los momentos más insospechados, sobre la juventud y el amor y sus instantes más especiales.

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks