NUEVAS PIEZAS DE LA COLECCIÓN CISNEROS EN EL REINA SOFÍA

HÉCTOR LÓPEZ | 27 DE NOVIEMBRE DE 20123 | ARTE














Treinta y cuatro obras componen el depósito de la Colección Patricia Phelps de Cisneros que desde el pasado lunes podrá contemplar el público que visite las salas de la Colección del Museo Reina Sofía.

Este importante depósito se compone de un grupo de obras de arte contemporáneo latinoamericano de indudable valor y calado internacional, que aporta un profundo conocimiento acerca de un período y una zona del mundo a menudo ignorada por la historiografía tradicional. 

Así, las obras quedan enmarcadas en el recorrido del segundo tramo de la colección bajo el título de ¿La guerra ha terminado? Arte en un mundo dividido (1945-1968). Con ello queda establecido un eslabón fundamental en el complejo diagrama del arte de la segunda mitad del siglo XX y se pone de manifiesto que el “arte en un mundo dividido”  no remite al binomio de la Guerra Fría sino a un mundo complejo formado por piezas esparcidas por el mundo.

Esta nueva colección es posible gracias al esfuerzo que el Museo lleva realizando en los últimos años para revitalizar periodos de la historia que tradicionalmente han sido considerados en un segundo plano, como el arte procedente de América Latina y al generoso apoyo de Colección Patricia Phelps de Cisneros.

La instalación se ha repartido en dos salas de la planta cuarta del Edificio Sabatini, espacios que dialogan entre sí y con el resto de obras que se despliegan en su entorno:

Un primer espacio  (Colección Cisneros 1. La abstracción concreta) está dedicado a la vertiente geométrica, al arte concreto y neoconcreto; términos recuperados, en clara disyuntiva lingüística, en oposición a la citada preeminencia del expresionismo abstracto. Son piezas que muestran, a pesar de su aparente hermetismo, ritmos internos y movimientos centrífugos; herramientas que dejan ver un interés por el juego y buscan de manera silenciosa al espectador al tiempo que desvelan cómo la matemática aplicada al arte no es solo sinónimo de frialdad.  

La segunda sala (Colección Cisneros 2. Movimiento y participación) acoge la evolución de creadores activos en una línea más organicista, la que introduce fisuras en el canon creado por la abstracción geométrica, que muchos consideraron aislada de una realidad caliente como la de la compleja situación política y social del continente austral a partir de la década de 1960. 


La instalación de la Colección Cisneros en las salas del Edificio Sabatini da lugar a diálogos cruzados con otras narraciones presentes en el Museo, como la influencia de la obra de Jorge Oteiza en América Latina, el capítulo los conceptualismos latinoamericanos o el movimiento tropicalista, con importante presencia en el tramo siguiente de la colección. Así la incursión de la colección en la vida del Museo ayuda a todos los visitantes a conocer una historia pocas veces contadas además de profundizar en la historia global de finales del siglo XX.


Fotografía: © Museo Reina Sofía.

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks