ANTÓN LOSADA: LA ESTRATEGIA DEL SHOCK SOLO SE BLOQUEA CON INFORMACIÓN

SARA SARDLAY | 20 DE FEBRERO DE 2014 | ENTREVISTA

















Época de crisis política, económica y social. Proliferación de tertulias en medios de comunicación en las que participan analistas con diferente perspectiva. Algunos, como Antón, ponen voz y argumentos desde la razón y los datos, a lo que muchos sienten desde la ideología y el corazón. Contestando a sus propios interrogantes, ha realizado un ingente trabajo de documentación que nos detalla en su libro "Piratas de lo público", tratando de revelar los motivos subyacentes y dialéctica empleados por el neoliberalismo, que preconiza la inevitable necesidad de la privatización de nuestros servicios públicos.

"Pensábamos, que los sueldos bajos y el low cost eran para los demás, ahora somos un país low cost"

En su libro realiza una defensa (razonada y argumentada en datos) del sistema público para la protección social. Es llamativo, que a pesar de las múltiples ofertas informativas en los medios de comunicación, muchos de esos datos no se dan a conocer de forma clara a los ciudadanos ¿a qué cree que se debe?

Dos razones. Muchos de esos datos no son fácilmente accesibles o deben generase a través de la investigación académica, como es el caso de "Piratas". El apagón estadístico forma parte de la estrategia de desinformación que envuelve el asalto a lo público. La segunda es el control creciente que ejerce el poder sobre los medios. La crisis se está llevando por delante el pluralismo informativo. 

Formación e información, ¿forman el binomio perfecto para potenciar la responsabilidad ciudadana y su papel como elemento crítico, con capacidad de análisis y toma de decisiones?

Por lo menos es el único antídoto contra el miedo. Las políticas de sufrimiento masivo se han construido y legitimado sobre el miedo generado a base de desinformación y recortes selectivos. La estrategia del shock solo se bloquea con información. 

"Cuanto más cara es la justicia, más indefenso está el estado del bienestar"

Durante las últimas décadas de la política española  y bajo gobiernos de diferente signo, se han llevado a cabo privatizaciones de empresas públicas de diversos sectores, sin embargo es ahora, cuando los movimientos ciudadanos se han manifestado en contra más visiblemente, como en el caso de la sanidad y la educación. ¿Por qué cree que ofrecemos mayor resistencia a la privatización de estos servicios, en comparación con otros como la energía, los transportes, o las telecomunicaciones?

Porque los percibimos como derechos, como parte de nuestra identidad colectiva y pieza esencial de nuestro modelo de sociedad. Asociamos el estado del bienestar a la democracia y a la modernización del país. Recortar en bienestar se percibe como un retroceso social y político y nos resistimos a volver al pasado. 

En su libro, a pesar de mostrar datos del incremento importante de quejas presentadas por clientes de empresas de servicios diversos,… expone que se estima, que solo uno de cada 20 consumidores insatisfechos presenta una reclamación. ¿Por qué cree que nos quejamos poco? ¿Piensa que los españoles opinamos que no sirve para nada y que quizá tengamos razón?

Porque los sistemas de control que deberían funcionar tras las quejas no lo hacen. La gente percibe que quejarse no solo es inútil sino que además le acabará costando dinero, tiempo y paciencia. Es irracional quejarse en España. 

"Se nos ha olvidado que los derechos hubo que ganarlos, no se regalan"

Sobre el argumento del exceso y la respuesta de la austeridad, se han realizado importantes recortes presupuestarios en los últimos años. Se ha apelado a la inevitabilidad  y necesidad de estas acciones. ¿Realmente no existe otra alternativa?

Desde luego. El problema de nuestro Estado no es el gasto. Siempre hemos estado por debajo de la media de la Unión Europea. Nuestro problema son los ingresos y la política fiscal. Mientras grandes patrimonios y empresas sean tratados como si España fuera un paraíso fiscal, seguirán los recortes y nuestro estado del bienestar estará en precario. No es que no nos podamos permitir nuestro estado del bienestar, es que hay élites que no lo quieren pagar. 

¿Cree que los ciudadanos hemos cuidado y valorado poco nuestros servicios públicos y que nos estamos acordando de "Santa Bárbara solo cuando truena"?

Creo que estábamos convencidos que solo podíamos ir hacia adelante. Que era natural que cada generación viviera mejor que la anterior y olvidamos que eso era así gracias a la capacidad para organizarnos y movilizarnos para asegurar y promover nuestros derechos. Se nos ha olvidado que los derechos hubo que ganarlos, no se regalan. 

"Soy un optimista informado"

De forma repetida se ha criticado la falta de medidas complementarias a la austeridad para reactivar la economía. En su opinión ¿qué acciones podrían llevarse a cabo en este sentido?

Lo primero es recuperar la demanda recurriendo al gasto público y hay que revisar la política fiscal para redistribuir el esfuerzo, dejar de castigar al ciudadano medio y obligar a contribuir a grandes patrimonios y empresas. Lo segundo es redefinir nuestro modelo económico y de crecimiento: educación e innovación para crear valor añadido. Estamos locos si pensamos que nuestro futuro está en un modelo de producción y trabajo barato. 

¿Cómo favorece o perjudica a lo público la descentralización en competencias sobre servicios tan básicos como la sanidad y la educación?

La descentralización ha mejorado la gestión y la calidad de los servicios y sobre todo ha acercado los servicios a los ciudadanos. Los estudios de opinión son coincidentes: la gente valora y mucho los servicios descentralizados porque se entiende mejor con ellos y entienden mejor como funcionan.  

"Estamos locos si pensamos que nuestro futuro está en un modelo de producción y trabajo barato"

Quizá lo primero que nos aleja de la igualdad de todos ante la Justicia es la desigualdad a la hora de poder acceder a ella. ¿Por qué las tasas y por qué ahora?

Porque la justicia es un freno para la estrategia de asalto al bienestar. Acabamos de verlo en la sanidad madrileña. Cuanto más cara es la justicia, más indefenso está el estado del bienestar. 

Uno de los efectos de la crisis es la precarización laboral. ¿Considera que pecamos de cierta hipocresía cuando criticamos el empeoramiento de nuestras condiciones laborales, mientras nos convertimos en consumidores (beneficiarios) de la explotación en otros países?

Sin duda. Y así funciona la globalización, pero hemos tardado en enterarnos. Pensábamos, que los sueldos bajos y el low cost eran para los demás, pero resulta que también se globalizan y ahora somos un país low cost, un enorme “todo a cien”.  Solo era cuestión de tiempo, que fuera así. 

"Asociamos el estado del bienestar a la democracia y a la modernización del país"

¿Cómo ve nuestro futuro económico, laboral y social a corto y medio plazo?

Creo que hemos aprendido mucho y muy rápido a base de sufrimiento en los últimos años. La estrategia del miedo ya no es tan efectiva y cada vez más gente es consciente de que las soluciones individuales no valen y hay que organizarse y movilizarse, para que no nos estafen con el timo de la crisis. Soy un optimista informado. 

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks