TOM’S CABIN: FOLK SENCILLO CON PERSONALIDAD

ANA RODRÍGUEZ | 24 DE FEBRERO DE 2014 | CRÓNICA



Domingo 23 de febrero era la fecha señalada en el calendario de Tom's Cabin y sus seguidores. Tenían todos una cita en la madrileña sala Costello para presentar, por primera vez en la capital, el LP que Tom's Cabin publicó el pasado octubre. 

La noche del 23 de febrero Tom's Cabin tenía una cita con su público en Madrid, para el que presentó su álbum de debut, homónimo, que fue publicado el pasado mes de octubre. El lugar elegido para hacerlo fue la reconocida sala Costello, en el centro de la capital madrileña. 

A pesar de ser programado en domingo, algo que podría haber estado en su contra, la sala Costello estaba repleta de seguidores, periodistas y amigos que no querían perderse el directo de los tinerfeños Tom's Cabin en la ciudad. 

La música de Tom's Cabin comenzó a sonar, puntual, con la delicadeza que la caracteriza. Sin embargo, se notaba en su “frontman” que la formación es nueva y que aún les quedan muchos escenarios por recorrer. Incluso, el propio Tomás Hernández lo reconoció entre canción y canción: “Llevan presionándome todo el día para que hable entre las canciones, para hacer el concierto más largo”. 

No obstante, en la velada pudimos disfrutar del folk sencillo y con personalidad que caracteriza a Tom's Cabin, con canciones que ganan mucho más en directo, tomando un cariz más propio en el “tú a tú” entre los artistas y su público que supone un concierto. Guitarras que hacen sonar sencillas melodías acompañan a una voz que se impone protagonista dando cuerpo a los temas del repertorio, todo ello con discretos toques de percusión que terminan de dar al conjunto el matiz adecuado. 

La noche fue avanzando, sin romper en ningún momento el tono intimista al que invitan los temas de la formación, dónde sonaron, por ejemplo, “Olivia”, “Song in my head” o “Liturgy”. Pero el propio Tomás lo anunció, “Vamos a ponernos oscuros”, antes de que sonara “The Forest”, uno de los temas que más brilló de todo el directo. 

El culmen llegó cuando, a modo de despedida, sonó uno de los temas más aclamados, “For whom the bell tolls” el cover de Metallica que está incluido en el disco. Y a pesar de ser un gran cover, quizás se notó que faltaba “algo”, un gran colofón a la noche. Por eso, el público, que tenía ganas de mucho más aclamó un bis que llegó, para ofrecernos un tema en acústico, en el que Tom se enfrentó a su público únicamente armado con su guitarra, para después hacer a sus músicos volver al escenario para interpretar otro cover (este sería el último que sonara en la noche) “Jenny don´t be hasty” de Paolo Nutini, con el que el público bailó y saltó como no lo había hecho en todo el concierto. 

Fotografía: © Josh Decay.

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks