VEGA: ME DAN IGUAL LAS ETIQUETAS, NADA COMO EL TRABAJO Y EL TIEMPO PARA QUITÁRTELAS

NATALIA CANO | 04 DE FEBRERO DE 2014 | ENTREVISTA














Hace unos días, junto a su banda, ha retomado la gira “Wolverines” que los llevará hasta Madrid, Córdoba, Sevilla,… en la que asegura, habrá novedades. Tras más de una década “guitarra en mano” transformando melodías en emociones y sensaciones, y palabras en canciones, sus composiciones tienen la esencia de una artesana de la música, que cuida al máximo cada detalle. Honesta, cercana, con garra y fuerza marca de la casa. Afirma, que nunca se ha cortado a la hora de hacer lo que ha querido, prueba de ello es la creación de su propia discográfica para lanzar este último disco, decisión valiente y acertada. Nos cuenta, que la nominación a los Grammy fue un reconocimiento importante a su trabajo y un momento muy emotivo, que no se cansa de ver “Lolita” de Adrian Lyne, que tiene la suerte de ir cumpliendo sus sueños y que siempre recomienda los poemas de Pedro Salinas (“La voz a ti debida”) que hablan de amor y de la reflexión introspectiva acerca de este sentimiento y de sus múltiples matices.

"Nunca me he cortado a la hora de hacer lo que he querido. Ni con veinte, ni con treinta"

Después de algo más de cuatro meses desde la publicación de “Wolverines”, ¿qué balance haces? ¿Ha cumplido tus expectativas?

Podría decirse que con este quinto álbum estamos en el principio de un muy buen comienzo. No es que haya cumplido mis expectativas, porque aún no ha terminado su vida; es que a día de hoy, meses después de su lanzamiento, sigue haciéndolo.

¿“Wolverines” marca un antes y un después en tu carrera? ¿Por qué?

“Wolverines” no es solamente un disco. Es el nacimiento de un proyecto completo. Empezó con La Madriguera Records. Las personas que formamos nuestro propio sello entendíamos que existían distintas formas de hacer las cosas; otras vías distintas a las de las grandes empresas discográficas. “Wolverines” es el disco que he y hemos querido hacer. Marca un antes y un después, justo por estas cosas.

¿Cómo ha funcionado elegir tres canciones para presentar el álbum?

Ha funcionado bien. Cuando alguien quiere comprar música hay que darle opciones. Una muestra de lo que se van a encontrar dentro del disco. Pensamos que tanto “Wolverines”, como “Treinta y Tantos” y “Febrero” eran un buen reflejo de lo vendría a continuación y la gente ha respondido muy bien a esta iniciativa.

"En los tiempos que corren se agradece que la gente haga un esfuerzo y vaya a verte a tus conciertos"

¿Cuál será la próxima canción que nos presentarás? ¿Por qué?

El próximo single que presentaremos será “El Alud”. El por qué no es otro que porque es la que nos gusta. 

¿Qué le han aportado Budiño, Arturo Sandoval y Raphael al álbum?

Son grandes colaboraciones que hacen completas las canciones. Si escuchas “Martes”, la gaita de Budiño la completa y da magia a la canción, igual pasa en “El Funeral”, con Arturo Sandoval. “El Funeral” fue una canción que presentamos hace tiempo, la gente ya la conocía y había que darle un toque distinto, añadirle algo para que estremeciese, como lo hace ahora gracias a la genialidad de Arturo Sandoval. Y “Wolverines” con Raphael… ¡qué decir! Un sueño hecho realidad. Escribí la canción pensando en su forma de actuar, de interpretar. Probé suerte, le encantó el tema y quiso grabarlo conmigo. ¡No se puede pedir más!

Hablando de Raphael, ¿cómo fue verte en el Especial de Navidad “Mi gran noche” junto a él, cantando “Wolverines”?

Raphael es un artista maravilloso al que avala su larga trayectoria. Sin duda un buen espejo donde mirarse. Cuando me propuso cantar con él en su Especial de Navidad demostró, una vez más, por qué está donde está. Fue una noche especial, muy especial, por la que siempre le estaré agradecida.

"Wolverines es el disco que he y hemos querido hacer. Marca un antes y un después"

¿Qué otras colaboraciones te gustaría incluir en tus próximos álbumes y en tus conciertos?

Cada colaboración de “Wolverines” tiene su porqué. No son aleatorias. Budiño, Arturo Sandoval y Raphael están por los motivos que antes comentaba. ¿Habrá más colaboraciones? Quizás, pero, tendrán su porqué. 

El directo de Vega y su banda ha recorrido casi media España, ¿cómo ha sido la primera parte de la gira? 

Hacemos un balance muy bueno. En los tiempos que corren se agradece que la gente haga un esfuerzo y vaya a verte a tus conciertos. Pero aún así no es a los únicos que hay que agradecer cosas. Estrella Galicia, apoyando la gira a través del Son EG, ha hecho posible que “Wolverines” llegue a tantas ciudades españolas. Apuestan por la música. Por la música en directo. Y eso para los artistas, o por lo menos para mí, es algo que hay que agradecer especialmente.

El sábado pasado, retomasteis la gira que os llevó hasta Murcia, el próximo sábado estaréis en  Madrid con sold out, después Córdoba, Sevilla,… ¿cómo se viven los viajes con tu banda hasta que llegáis a vuestro destino?

Somos una pequeña familia. Son divertidos, pero muy cansados. Lo pasamos bien, tenemos muy buen feeling y hay una gran amistad. Así es fácil pasar buenos ratos de carretera y conciertos. Todos disfrutamos mucho de los directos. Es lo que nos gusta hacer.

"Estamos en el principio de un muy buen comienzo"

¿Habrá novedades respecto a la primera parte de la gira? 

Si habrá novedades. Temas distintos, con sonido distinto… No os lo perdáis. 

¿Cómo es el contacto con tu público? 

Soy una persona muy cercana. Siempre que es posible, intento firmar sus discos y hacerme fotos con ellos. A través de las redes sociales también tenemos un contacto muy directo y recíproco.

En el escenario, ¿cuál ha sido el momento más divertido y embarazoso que has vivido?

El más embarazoso fue cuando entendí mal un piropo y pensé que me estaban insultando, no entendía para qué pagaban una entrada, para “ponerme a caldo” (risas) y el más divertido… ¡Uff! He tenido muchos. Difícil quedarme solo con uno.

"Fue una noche especial, muy especial, por la que siempre le estaré agradecida"

Y después, ¿gira por Latinoamérica?

Estamos trabajando para eso. Sí, pronto estaremos por Latinoamérica. Para empezar, en marzo estaremos en Austin (Texas) para el SXSW (South By Southwest) y tenemos previsto dar algún concierto más…

¿Qué licencias te permites con “treinta y tantos” que no te permitías con “veintitantos”?

Precisamente de eso hablo en la canción. Nunca me he cortado a la hora de hacer lo que he querido. Ni con veinte, ni con treinta (risas).

Tras cinco álbumes, ¿consideras que estás en un punto álgido de tu carrera?

Estoy en el principio de un gran comienzo.

"Pronto estaremos por Latinoamérica"

¿Qué opinas de los que decían que hacías “música para minorías”?

Que esa minoría es cada vez más mayoritaria (risas). Me dan igual las etiquetas, nada como el trabajo y el tiempo para quitártelas.

¿Es complicado lanzar un álbum con todo lo que eso conlleva, bajo tu propio sello discográfico?

Es duro, pero también muy ilusionante. Los pequeños detalles son los que a veces no tienes en cuenta. Un código de barras, por ejemplo. Muy necesario pero al principio se nos escapaba… No puedes “tirar balones fuera” si algo sale mal… Pero es cierto que le pones más cariño, más ganas, si cabe, a todo lo que haces. Es tuyo y lo cuidas.

¿Publicaréis álbumes de otros artistas bajo vuestro sello discográfico?

En cuanto podamos dedicar el mismo cariño y el mismo tiempo que hemos dedicado a “Wolverines” a los discos de otros artistas lo haremos. Sin duda. 

Además de la teoría y la práctica, ¿qué has aprendido de esta profesión?

A vivir de ella, con todo lo que eso supone. 

Fotografía: © Óscar Lafox.

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks