MIKEL LÓPEZ ITURRIAGA: DETRÁS DE LA COMIDA HAY MUCHAS HISTORIAS QUE CONTAR

ANA RODRÍGUEZ | 11 DE MARZO DE 2014 | ENTREVISTA














Más que crítico culinario, Mikel López Iturriaga, o “El Comidista” se define como periodista gastronómico. Quizá lo que lo define es que ha desacralizado “lo culinario” para hablar de algo que nos gusta a todos: la comida. Y lo hace de una forma que lo caracteriza y que lo ha llevado a ser aclamado por dónde pasa: desenfadado, divertido y cercano. Reconoce que en el periodismo gastronómico también hay mucho de postureo y de cursi, pero… Sin duda no es su caso. 

"La gente joven cada vez cocina menos y echa mano más a la “mierda” precocinada…"

¿Cómo comenzaste a ser “El Comidista” y cómo llegaste a tener la repercusión que tienes actualmente?

Llevo solo cinco años haciendo periodismo gastronómico, desde que me  llamaron de “El País”. Hasta entonces escribía en mi blog “Ondakin”. Supongo que llegar hasta aquí fue una mezcla de suerte, estar en el momento y lugar adecuados y tener olfato para hacer una cosa diferente, que le guste a la gente, pero sobre todo divertida. No hay que ponerse tan serio: hay que ser rigoroso, sí, pero también hay que tener humor.

¿En qué consiste la labor de un crítico culinario?

No me considero crítico culinario, más bien hago periodismo sobre comida y alimentación. Trato de pensar en temas que aunque sean raros puedan interesar a cualquier persona, porque creo que detrás de la comida hay muchas historias que contar. La comida es un tema muy agradecido, todos comemos y a todos nos gusta comer bien.

Últimamente, proliferan y tienen cada vez más éxito los programas de televisión sobre cocineros, cocina, etc. ¿Cómo ha influido esto al boom de la gastronomía que parece que estamos viviendo?

Si hablamos de concursos o realities de cocina, la televisión ha llegado un poco tarde. El fenómeno o el boom de la gastronomía en internet fueron antes de que  estos programas llegasen a la televisión. Todo lo de compartir fotos de la comida en Instagram, por ejemplo, es anterior a los programas.

"Ha habido mucha tontería, mucha moda boba, gente que ha confundido el buen comer con el aparentar…"

Hace poco escribías un post sobre el libro que ha publicado la crítica gastronómica italiana Roberta Schira “Las siete reglas para reconocer la buena cocina”. ¿Qué crees tú que no puede faltar en una buena cocina?

Es un conjunto de cosas. Es fundamental que haya un producto o una materia prima decente y que quien lo haya tratado haya sabido sacarle el mayor partido posible. Por otro lado, el equilibrio es muy importante. Un equilibrio de sabores y texturas logrado es mucho más significativo que el que sea un plato súper complejo. Muchas veces se confunde calidad con complejidad y eso es un error que mucha gente comete a la hora de cocinar y valorar un buen plato.

Respecto a eso, ¿crees que la cocina vanguardista se ha pasado de moderna?

Hemos visto muchos excesos, platos que eran un poco ridículos en cuanto a su elaboración, que no tenían mucho sentido y te encontrabas cosas “cursis”, “horteras”, “emperifolladas” y poniéndoles nombres en plan poético y tal… Pero yo creo que la buena vanguardia culinaria no va por ahí. Si vas a sitios donde hay gente que lo hace bien no te encuentras eso. Encuentras sabores nuevos, nuevas texturas, contrastes que no habías probado… Hay personas que tienen una idea muy equivocada de la cocina de vanguardia.

¿Alguna vez te han reconocido en un restaurante y has puesto nervioso al personal?

A mí eso me ha pasado poquísimas veces, no me reconoce nadie cuando voy a un restaurante y alucino cuando leo a otros blogueros cuando dicen que los han tratado mejor en los restaurantes, puro postureo…

"Hay personas que tienen una idea muy equivocada de la cocina de vanguardia"

Y aunque sea una paradoja, ¿da de comer del periodismo culinario?

A mí sí. Vamos, y bastante bien, no me puedo quejar. Es una rama del periodismo que tiene mucha demanda últimamente. Si te fijas, el espacio destinado a la gastronomía en los últimos tiempos ha aumentado considerablemente. 

¿Cómo has visto la evolución de la cocina en los últimos años en España y cómo ves su futuro a corto plazo?

Es un fenómeno un poco raro, hay más consciencia de lo que es la comida y la gente sabe un poquito más de gastronomía que hace 20 años, conoce más variedades de alimentos, tiene más cultura gastronómica en general.  En nivel de alta cocina y media cocina,  ha mejorado, y además han aparecido propuestas más asequibles y que hacen una cocina “cojonuda”. Pero por otro lado ha habido mucha tontería, mucha moda boba, gente que ha confundido el buen comer con el aparentar… Al fin y al cabo, la gastronomía ha vivido un poco fenómenos parecidos a los que ha vivido la sociedad con el boom económico y con la crisis. Aunque a mí me preocupa especialmente el retroceso de la cocina en casa, la gente joven cada vez cocina menos y echa mano más a la “mierda” precocinada…

¿Qué es lo mejor y lo peor que has comido?

No sé si ha sido lo mejor, pero una de las cosas que más me han entusiasmado últimamente es un “fricandó” en un sitio que se llama “Bardeni” en Barcelona. El “fricandó” son unos filetes de carne que se guisan aquí, pero con una manera de hacerlo, increíble… Y es un plato relativamente asequible, es una barra, pasas, te sientas y lo comes, no pertenece a uno de esos menús de 100 euros el cubierto.  ¿Lo peor? (Se queda pensativo durante unos minutos) No sé…

"La televisión ha llegado un poco tarde al boom de la gastronomía. En internet fue antes de que estos programas llegasen a la televisión"

Si no te acuerdas de lo peor será porque no sería tan malo…

Te diría que alguna cosa que he preparado yo… Pero tampoco he comido tantas cosas malas…

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks