BADEN BAH!: TIENES QUE CREER EN MI, YO SOY EL MEJOR

NATALIA CANO | 19 DE NOVIEMBRE DE 2014 | ENTREVISTA















Con la esencia de sus discos anteriores, La Ciudad Paso a Paso (2009) y Aleph (2012), baden bah! se plantea Futuro como un salto evolutivo en su propuesta con canciones más frescas y cañeras, con mayor pulsación. Se trata de canciones crudas, directas al corazón con las que incrementar las pulsaciones de sus directos. Siguiendo el lema de los artistas del pop-art, la banda pretende, con este nuevo trabajo, hacer algo “popular / efímero / prescindible / barato / producido en serie / ingenioso / divertido / glamuroso”. El disco es una muestra de lo que suelen ofrecer en sus conciertos o de cómo son sus sesiones de ensayo. Futuro abre los ojos ante nuevas canciones más directas y eléctricas, rock en estado puro con letras que hablan de esperanza.

Qué original la carátula de vuestro disco ¿Qué significa? ¿Qué habéis querido transmitir?

Significa que estamos vagando por el espacio, buscando el futuro. No, lo cierto es que nos pusimos en manos de un diseñador gráfico salmantino y nos gustó su propuesta; es totalmente diferente a la polémica portada de nuestro disco anterior. Siempre queremos transmitir algo en las artes de nuestros discos, le damos mucha importancia a la presentación. Con este disco queremos dar un salto a otro lugar, y con la portada hemos cambiado nuestros habituales colores corporativos por otro; para evolucionar.

¿Cómo veis el futuro?

Muy bien. Es tiempo de esperanza, de mirar el horizonte con energía, entendemos que el mensaje de lastimarse es casposo ya. Levantémonos para mirar al futuro de frente, esa debe ser la actitud. Como cantamos en “Invicto” nos gustaría que la gente dijera “tienes que creer en mi, yo soy el mejor”. No es chulería, es refuerzo positivo para cada uno que cante esa canción.

¿Quiénes son Baden Bah!?

Cuatro locos apasionados por la música, que nos gusta ensayar, componer canciones, grabar en estudios y, sobre todo, subirnos a un escenario. Si, además, nos hacen algo de caso, fabuloso. Eso sí, nos gustaría que nuestras canciones fueran actuales dentro de 33 años y pudieran escucharse como hoy en día.

¿Qué pretendéis aportar al mundo de la música?

Un sonido y una forma de crear música particular. No vamos a decir que somos diferentes, no; somos un grupo de rock-pop o de pop-rock; pero es cierto que estamos en una especie de tierra de nadie; difícil de encajar en el mundo hipster, pero también en el mundo del main stream. De ahí que hace 4 años lanzáramos nuestro tema más irónico “Soy indie”. Ahí reivindicamos que lo que importe es la música, da igual la etiqueta que le pongas.

¿De qué hablan vuestras canciones?

En el primer disco metimos canciones que habíamos compuesto en los años 80; hablaban de historias callejeras, eran muy urbanas, de ahí el título “La ciudad, paso a paso”. En “Aleph” las letras hablan de la realidad social de hace unos años; del brusco cambio que está experimentando la sociedad, donde el individuo se ve, a veces, solo. Con “Futuro” damos un paso hacia la esperanza. Sí que hay canciones crudas, como “Ruleta”, o con mucho sentimiento, como “Alma”; pero en las demás, aparte de tener un sonido más brillante y unos beats más altos, queremos transmitir energía positiva.

¿A quién meteríais en el fondo de un cajón?

Al que no se levante con ganas de comerse el mundo.

Tercer trabajo discográfico, ¿qué tiene éste que no han tenido los dos primeros?

Tiene mucha menos producción, las canciones son más cortas, más enérgicas y lo hemos querido grabar en poco tiempo –sin perjuicio de haberlo preparado durante medio año-. Vivimos en la era digital y del momento; ya nadie escucha una canción entera y es muy difícil que alguien aguante un álbum de 12 canciones. Por eso hemos querido que fuera un EP de 7 temas y que todas las canciones fueran más cortas.

¿Por qué este trabajo marca una nueva etapa en vuestra trayectoria?

Porque, si no, estás muerto. Todo artista tiene que evolucionar, y entendemos que hemos evolucionado; no sabemos hacia donde, pero, sin perjuicio de que seguimos con el estilo baden bah!, creemos que es un paso más, un nuevo peldaño en nuestra carrera.

¿A qué se debe vuestro cambio de imagen?

A todo lo que te estamos contando. Cambiamos del blanco y negro al color. Siempre hemos cuidado nuestra imagen en el escenario, nos curramos los conciertos, a veces salen coros de niños a cantar el final de “Una vida sencilla” (quinto corte de “Aleph”), un mimo a interpretar “Pellizcos amargos” y, casi siempre, utilizamos imágenes que ilustren los temas que tocamos. Con este cambio de imagen queremos que la gente nos vea en tecnicolor; aparte del respeto que siempre mostramos por el público, por eso nos gusta ir bien vestidos. Copiamos la idea a los “Sapeur”, un grupo de congoleños de color cuya obsesión es reunirse tras sus jornadas de trabajo vestidos impecablemente.

Sois tipos elegantes, ¿qué preferís pajarita o corbata?

Damián y Jorge, pajarita; Jimmy y Pepe, corbata. Nos ocurre lo mismo que con nuestros gustos musicales, que cada uno tiene unos distintos. En cualquier caso, creemos que ahora triunfaría la pajarita en el grupo.

¿Cómo serán los directos de Baden Bah!?

Más enérgicos. En directo siempre sonamos bien, somos como una máquina quitanieves, cada uno en un eje vamos desbrozando las canciones y abriéndonos paso desde el escenario. El nuevo look es más potente, y las canciones han ganado en beats, por eso el concierto es más enérgico, hemos quitado bastantes temas lentos de discos anteriores.

Próximamente, ¿dónde podremos veros?

El 21 de noviembre actuaremos en el “Primer Festival planetario de hueco de ascensor” que se celebrará en Salamanca, en La Salchichería, donde antes teníamos nuestro local de ensayo y que se ha convertido en un centro de arte del barrio del Oeste salmantino. 
El edificio, que tiene unos espacios increíbles, tiene un hueco de ascensor sin ascensor y, en la planta baja, nos meteremos como podamos para hacer un acústico. La gente puede sacar su entrada para sentarse en la escalera, a modo de grada; sólo caben unas 30 personas. Va a ser muy curioso.

¿Cuáles son los ingredientes de vuestras canciones?

Sal, pimienta, tabasco y alguna que otra especia.

¿Por qué elegís una sola palabra para dar título a vuestras canciones?

En las listas que hacemos para los conciertos, a cada canción la denominamos solo con una palabra. Cuando estuvimos componiendo y desechando canciones para este nuevo EP también escribíamos una sola palabra, aunque el título original fuera otro. Nos gustó la idea. Además, con cada palabra hicimos una especie de scrable que completara la palabra “futuro”. El disco estaba preparado para que fueran solo 6 canciones, pero una semana antes se introdujo “alma”, que está interpretada crudamente. Por eso el título del disco es “futuro/a”, por la “a” de “alma”; se puede nombrar como sustantivo o como adjetivo, a gusto del oyente.

Cómo es posible hacer algo popular/efímero/prescindible/barato/producido en serie/ingenioso/divertido/glamuroso ¿sois ambiciosos o no tenéis abuela?

Tenemos una abuela francesa; es la mujer de Steffen, instrumento que toca Damián Peña en este disco. Ese es el misterio, el Steffen. 

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks