Ecoturismo, una forma de descubrir Huelva a través de su naturaleza


ANA MARÍN | 27 DE MAYO DE 2018 | TENTACIONES




Cada vez son más las personas que viajan motivadas por el patrimonio natural de un territorio. Así, el 20% de los turistas en Europa escoge destinos verdes y el 10% planifica su viaje de manera sostenible, según The International Ecotourism Society. España cuenta con 15 parques nacionales, 151 parques naturales, 290 reservas naturales, 346 monumentos naturales y 56 paisajes protegidos, entre otros 1.958 espacios naturales que gozan del amparo legal. Hecho que convierte a nuestro país en un destino atractivo para el turismo de naturaleza.
 
El Parque Natural Sierra Aracena y Picos de Aroche, el Parque Nacional de Doñana y el Paraje Natural de la Marisma del Odiel, considerados estos dos últimos Reserva de la Biosfera por la UNESCO, son tres espacios donde poder disfrutar del ecoturismo en la provincia de Huelva.

Doñana


Situado entre las desembocaduras de los Ríos Tinto y Guadalquivir, en la comarca de Doñana que comprende las provincias de Sevilla, Cádiz y Huelva, se encuentra el Parque Nacional de Doñana. Considerado en 1980 Reserva de la Biosfera por la UNESCO, supone una encrucijada clave para las rutas migratorias de aves entre el continente africano y el europeo, además del último refugio para numerosas especies en peligro de extinción.
 
La Reserva es el espacio natural con mayor biodiversidad de Europa. Más de 300 especies de aves,
37 de mamíferos, 21 de reptiles, 11 de anfibios, 20 de peces de agua dulce, además de miles de invertebrados -insectos, anélidos, arácnidos, etc.- muchos de ellos aún sin catalogar. Sorprende también la espectacularidad del paisaje donde los bosques de pino y matorral mediterráneo pueblan las 100.000 hectáreas protegidas.

Sierra de Aracena y Pico de Aroche


En el extremo occidental de Sierra Morena, al norte de la provincia de Huelva, se ubica el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. El paisaje es diverso ya que cambia en función de la altitud y la humedad. Las dehesas pobladas de encinas, que favorecen la cría del cerdo ibérico, son sustituidas por alcornoques en unas zonas; y en otras, las de mayor altitud, son frecuentes los bosques de robles rebollos, chopos, fresnos, sauces y alisos, junto con zarzas y plantas trepadoras. Esta variedad forestal proporciona una interesante riqueza fáunica. Desde mamíferos como el meloncillo, la gineta o la nutria, hasta aves como buitres, milanos y cigüeñas negras conviven en este singular enclave.

La mejor manera de recorrer sus pueblos y disfrutar de su interesante patrimonio es a través de sus rutas. Ya sea a pie o a caballo recorrer enclaves como la Gruta de las Maravillas, la Peña de Arias Montano o el conjunto monumental de Almonaster la Real es un goce para los cinco sentidos. Y es que además de degustar su producto estrella, el Jamón de Jabugo D.O. Huelva, es fundamental probar las setas, el queso de cabra o las castañas.

Marisma del Odiel


Las Marismas del Odiel, situadas en las márgenes de la Ría de Huelva, es un complejo singular en el que convergen marismas influenciadas por las mareas. Consideradas Reserva de la Biosfera por la UNESCO debido a su riqueza ecológica, la variedad paisajística del enclave es tan sorprendente como bella.

Asimismo, es lugar de cría y nidificación de aves como espátulas –un tercio de la población europea-, garzas reales e imperiales, cigüeñas negras, grullas o flamencos.

La zona destaca también por la producción de sal. Las salinas de Bacuta son un ejemplo de usos tradicionales, mientras que las Aragonesas presentan un corte industrial.

La red de senderos de acceso libre se completa con una serie de itinerarios guiados para realizara pie, en tren o en barco, y poder disfrutar, así, de un remanso de paz entre la desembocadura del Río Tinto y Odiel.

Opción de alojamiento


Los amantes del Turismo de Naturaleza necesitan un buen lugar de descanso para recorrer los parajes que ofrece la provincia de Huelva. Puerto Antilla Grand Hotel acumula razones más que de sobra para convertirse en este espacio. Y es que su ubicación -Islantilla-, sus 400 habitaciones -106 de ellas junior suites ideales para familias- y sus instalaciones dedicadas al ocio y al relax de grandes y pequeños con cuatro piscinas exteriores –una de ellas infantil-, una quinta climatizada, solárium, dos pistas de pádel y el spa de 1000 m2 Prestige Club Sport Wellness & Spa dan lugar a un resort de cuatro estrellas que bien recuerda a un enclave tropical. Asimismo, degustar los mejores productos gastronómicos de la zona se convertirá en un deleite para el paladar a través de Los Porches –restaurante buffet- y el Mirador de Puerto Antilla–showcooking-.

 

© 2013 äll magazine spain . All rights reserved.
Designed by SpicyTricks